jueves, 9 de septiembre de 2010

El lugar más aislado del planeta


Tell no Tales, más que una ciudad es un país. Esta dividido en 10 barrios y tiene dos Universidades: una dedicada a las ciencias y la otra, la más importante por su fama de lucha social se orienta en las humanidades y las artes.
A esta ciudad (sus habitantes jamás la han considerado una nación) la rodean los pantanos al noreste, la campiña al sur, la playa al este y la cordillera de Soderling la rodea como en media luna.
El lugar es demasiado caluroso, excepto en invierno. Cada año en septiembre, se presentan alrededor de siete tsunamis y el sistema de alerta es tan efectivo que nadie ha muerto por las olas; de hecho todos disfrutan de verlos en el famoso Panorámico, en los acantilados.
Sin embargo es más divertido salir a la calle y esperar que el último resabio del mar empape los pies. Los tellnotelianos aman eso. Este lugar no se distingue por una arquitectura precisamente nueva; más bien se describe como clasicista pero esta basada en edificios. Ellos viven en departamentos demasiado grandes y en cada edificio existe un restaurante. ¿La razón? Antes ellos acostumbraban comer colectivamente y reunirse, los monjes eran los encargados de alimentar a los primeros pobladores. Posteriormente debido a una prohibición religiosa se acabó todo eso y, por la necesidad de no perder ese espíritu de convivencia los vecinos comenzaron a cooperar para la comida común. Poco a poco todos aquellos que no podían llegar a su departamento por el trabajo o escuela fueron aceptados en estos lugares y surgieron los buffets. La idea era que todos disfrutaran de lo que más les gustaba. El nuevo hábito se quedó y es muy raro que alguien en su hogar tenga una cocina.
En este sitio no se camina, se corre. En cada esquina se puede encontrar esa oportunidad que cambia la vida, al menos así lo creen, siempre están a la expectativa, son alegres y adoran las bicicletas. Los días soleados son tan encantadores que suelen decir "es un día perfecto".
El deporte nacional es el luge, el patinaje artístico una pasión y el soccer una adicción.
Tell no tales es un lugar ubicado al sur del mundo, llegar es muy difícil. Por tierra la carretera termina en el Monumento del Pescador que indica que ya se ha llegado, pero es un camino tan cansado y largo que casi nadie lo toma. La forma más segura de arrivar es a través del Tren del cielo que recorre las montañas. La ciudad más cercana, Toud, esta a doce horas y ningún avión o helicóptero se atreve a sortear los vientos tan impredecibles. Un rasgo muy particular de esta tierra es que se designa con el nombre de "región" a los pantanos y como "zona" a la campiña. Su centro deportivo invernal está a diez minutos de la Universidad De Humanidades por teleférico y la playa dónde se reúnen los adolescentes todos los días antes de cumplir dieciocho es accesible gracias a que todas la avenidas desembocan allí.
La mitad de los tellnotelianos es fisícamente alto, con el cabello negro azulado y la piel blanca con ligera tonalidad también azul; los otros son castaños, con los ojos miel y la piel aunque blanca también es ligeramente dorada; su complexión es más delicada y resisten mejor el clima. Nadie sabe de dónde viene esta gente y mucho menos cuándo llegaron pero desde siempre está latente la amenaza de que alguien lo descubra....

1 comentario:

  1. me gustaria que continuara , buenas descriciones, falta ahora el desarrollo :D atte @pokemonera

    ResponderEliminar