sábado, 9 de octubre de 2010

La canción de Carlota


2 de agosto1998
-Tengo diez. Pensó Carlota

Había sido un año memorable. Tell no Tales conoció la emoción y el triunfo de la mano de los deportistas de luge y de Tara, una chica que la niña Liukin admiraba. Gabriela nunca le permitió a su hija tomar los patines y seguir el ejemplo de la sorprendente campeona de Nagano. El tercer lugar en el Mundial de Francia también los hizo festejar... http://www.youtube.com/watch?v=HsUkwCM1BQk

El vestido gris de la niña contrastaba con el soleado día. Esa noche además, coincidía con la final del Campeonato del Sur. Joachim estaba nervioso. Había regresado de Alemania para jugar con el seleccionado tellnotelliano. Era la primera vez que el hockey destacaba en esa difícil Confederación. En el Sur, la pasión es justamente este deporte, la excepción, Tell no Tales era más afecto al fútbol y el patinaje. En el departamento Liukin, la fiesta por el cumpleaños de los gemelos no escatimo globos, pastel e invitados. Gabriela lavaba platos debido  que asistirían al partido. Un sonido en la puerta hizo que Ricardo revisara el buzón. Al ver que era un correo para su hija, dejó la carta junto a la mesa de la cocina. Gabriela abandonó lo que estaba haciendo al reconocer la letra del remitente. Era Vicktor. Al leerla sintió una mezcla de extrañeza y enojo. Optó por leerla. Urmanov sin embargo, previendo que Carlota no recibiría misiva se dirigió a su madre.
Le escribió sobre las acciones que el el Gobierno ruso estaba tomando. Los Neo habían reabierto la investigación sobre la desaparición de los hijos de Candice Lachey. "Han vuelto a sospechar de ti" "Enviarán a alguien de nuevo a seguirte... ahora no eres tú. Buscan a los niños" Ante esto ¿qué podía hacer ella? Miró hacia la sala donde todos estaban de la más contentos. Volvió a la carta y leyó el postdata "He oído que Carlota quiere ser patinadora y tú no se lo permites. También he sabido que quiso  verme en la Gala del mes pasado y te negaste. Me admira. Entiende, Carlota me adora"

-"Vete al infierno"- Pensó Gabriela

Por acuerdo común, los hermanos Alejandriy no convivían mucho. Los hijos de Gabriela no conocían a Joachim y a Thomas y Ely apenas los trataban.
Esa tarde, la arena Blackhawk estaba hasta el tope. Las beanies tan fieles se ubicaban en las primeras filas. Joachim con su gafete de capitán, peleaba con Thomas enfrente del público. El partido aún no comenzaba. Este inició a las 7 en punto. Cada momento fue una batalla épica. Los gritos y los golpes no cesaban. La familia Liukin en las tribunas se preocupaba porque el ídolo de Andreas (Joachim) jugaba demasiado rudo. Pasaban los períodos, uno tras otro. La tensión y el nerviosismo hacían presa de los presentes.... Cuando todo apuntaba a tiempo extra, sucedió. Una escapada de Joachim
 http://www.youtube.com/watch?v=W93XwUf_W08 y ya.

El júbilo era indescriptible. Un equipo que nunca había obtenido galardón alguno, ganaba el trofeo que definiría sus destinos. En las calles se organizó un festejo. Pequeño pero emotivo.

Mientras tanto, Casey advirtió a Gabriela. Alguien estaba detrás de su familia y no se detendría hasta ver cumplido su objetivo: asesinarlos. La tragedia se volvió inminente.

Para celebrar, Dima Solokoff ofreció comida gratis en su restaurante. Los Liukin estaban reunidos. Carlota entonces escuchó unas voces. Se apartó un momento  y entonces Vicktor se mostró ante ella. Se tomaron fotos, él le dió palabras de aliento y le regaló un anillo de diamante rosado, el que no se quitaría jamás. Se acercaron a los cantantes del Vodianova. El patinador  les pidió una melodía muy especial para su infantil amiga. Carlota descubrió entonces, la canción de su vida, su preferida. Con ella se enamoraría, lloraría y dedicaría sus momentos más luminosos y sombríos también.

1 comentario:

  1. Oye, escribes súper bien, =D. Muy chida tu publicación =D !!!

    ResponderEliminar