miércoles, 15 de diciembre de 2010

El baile de las flores


Agosto 1915

Lía amaba a Matt. A pesar de tener diecisiete años, ella se casaría con él la siguiente semana. Nada era más bonito que pensar en eso.
Era época de los bailes y de pasar las noches cenando en algún barco. La familia Weymouth era invitada a cuánto evento se realizaba y para festejar el compromiso organizaron una fiesta a la que mucha gente de alta sociedad asistió. Los Liukin como buenos montañeses no tenían aires de realeza. Conseguir un traje adecuado o un vestido refinado no había sido fácil y tratar de pasar por gente importante no se les daba.
Las personas presentes hablaban sobre vacuidades, buenos vinos y música elegante. En la mesa principal las risas eran muchas. Tanto Lía como Matt cumplían con la regla de ir vestidos con el mismo color y  estilo. Él había estudiado ingeniería en Francia y volvió a Tell no Tales al comenzar la guerra. Ambos se habían conocido en misa al llevar los presentes al cura. Lía por su parte le enseñaba a leer a los niños en una pequeña escuela situada a las afueras de la ciudad, era muy culta y esperaba entrar a la Universidad para estudiar Arquitectura.
Entre ellos existía magia. Al coincidir descubrieron que tenían gustos y convicciones parecidas, se enamoraron al poco tiempo y eran casi inseparables. A veces ella llegaba tarde a casa y su padre pedía explicaciones. Otras la pareja escapaba y no volvía hasta el día siguiente...
Los Weymouth se sentían incómodos con las miradas de los demás. La futura mujer de su hijo era dorada y en la ciudad era mal visto que un joven respetable se relacionara con alguien así.
Goran Liukin, el padre de la chica, mencionó de súbito el tema tabú

-Mientras duren las hostilidades en Europa va a ser difícil que el Gobierno nos preste atención

Silencio. Ninguno de los presentes estaba dispuesto a hablar del tema pero el señor Fabian Weymouth preguntó

-¿Porqué lo dice?
-Quedó pendiente la Ley Igualitaria. La ciudad necesita que sus habitantes tengan todos los derechos que procura la Carta General
-Dudo mucho que retomen el tema. Los legisladores se ocupan de Europa por el comercio y cuando haya acabado la guerra será prioridad reconstruir la diplomacia y renovar contratos de exportación.
-Por eso mismo este es el momento de hacer entrar en vigor las leyes precisas
-Y también es momento de brindis

Lía se apartó un poco con su padre

-Papá no es el momento de mencionar asuntos políticos. Sólo te pido que esperes hasta que se haya celebrado la boda
-Me dijeron que querían una conversación inteligente
-Inteligente sobre viajes, arte... qué se yo.. pero no de la guerra y las leyes
-A ellos no les simpatizamos. Te ven con desprecio y si no lo hacen con asco es porque ante Matt no se atreven. Dejaré estos temas porque se trata de ti pero no me pidas que lo haga después
-Gracias
-¡Hey! Aquí estás
-¡Matt!
-Señor Liukin le pido permiso para compartir esta pieza con su hija
-Claro

En esos años se acostumbraba que las parejas comprometidas bailaran haciendo pequeñas obras y podían ser extravagantes. Al terminar, Lía y Matt sin que nadie los viera, abandonaron el barco y volvieron a bailar bajo la luz de la luna y a pasar unas horas realmente solos. En la mañana se despedirían mientras corrían a sus casas para no ser descubiertos.

Ese sería su último día juntos ya que él no asistiría a la Catedral de Tell no Tales a casarse. Ella al poco tiempo vería morir a su madre y sus vecinos enfermar inexplicablemente. Con los años la familia Weymouth lo perdería todo y los Liukin se verían envueltos en un escándalo espantoso que terminaría para siempre con un gran amor.

5 comentarios:

  1. Me gustó. Todavía le falta un poco de manejo en el uso de las palabras y los signos de puntuación, pero has mejorado mucho.

    Me hubiera gustado que desarrollaras un poco más el encuentro a solas entre los enamorados para darle más impacto a tu final, porque me pareció muy precipitado.

    Muy lindo.

    :D

    ResponderEliminar
  2. MUY BUENA HISTORIA Y POR LO MISMO QUE SE DESARROLLA EN EL TIEMPO DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL.AUNQUE TUVE QUE LEERLO UN PAR DE VECES PARA ENTENDER BIEN LA HISTORIA JEJE

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el relato, aunque si falto más clímax en la historia, por cierto me recuerdas a escritoras de la era victoriana.

    ResponderEliminar
  4. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    INGRID

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE : OS DESEO UNAS FIESTAS ENTRAÑABLES 2010- Y FELIZ AÑO 2011 CON TODO MI CORAZON….


    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  5. Hola Ingrid, me encanta como haces volar a mi imaginación, viajo a los lugares que tu describes, pero con esta entrada me dijaste "picado", me hubiera gustado saber más de la vida de tus personajes, que no fuera tan abrupta "el final" de tu historia.

    Gracias por el video

    Saludos =)

    ResponderEliminar