miércoles, 19 de enero de 2011

La muerte del patriarca



Eran las tres de la tarde cuando tres disparos provocaron caos en la ciudad.
Dima Solokoff en la puerta del Vodianova había sido herido. No pasó más de un minuto cuando la segunda bala impactó a Dimitri Kirkorov en Pushkin y la última se escuchó en Monet.
Veda Kate Phaneuf murió enseguida, los paramédicos poco pudieron hacer por Kirkorov.  Solokoff  continuaba vivo pero sus probabilidades eran escasas.
Anton estaba enfrente del señor Kirkorov. Sin poder auxiliarlo el chico lo vió agonizar. Los paramédicos lo tenían en urgencias. Extrañamente se veía tranquilo y estaba ileso.  Por coincidencia, Evan también tuvo que presenciar una escena horrible con Veda Kate. Las manchas de sangre en su camisa impactaban y el aún temblaba, estaba pálido y muy frío. Ricardo le narraba a la policía lo sucedido en la calle Helmut y Gabriela, en medio de la todavía imperante confusión buscó a Andreas, el único de sus hijos que no se encontraba en casa. Carlota en la sala del apartamento estaba muy angustiada por su padre quién aún no llamaba. 
Audrey Phaneuf repetía insistentemente que el ataque iba para ella, no para su hermana.
Don Weymouth al llegar al hospital quedó a cargo de su hijo y de Antón. Cecilia Maizuradze llenaba las formas para llevarse a los dos muchachos.
Al día siguiente lo que sería la celebración de la Navidad ortodoxa quedó cancelada. La señora Titorenko lucía devastada. Los vecinos inundaban el restaurante Kirkorov con flores. 
Al cortejo fúnebre se unió el de la familia Phaneuf. De vez en vez se escuchaba el sonido de algunos revólveres pero las autoridades aseguraban que eran hechos aislados.
Temerariamente, Carlota buscó a Antón en su casa. Tuvo suerte de que le abrieran ya que los Maizuradze estaban encerrados por precaución. David se encontraba allí. Ella no sabía qué decir y no se le ocurría que hacer. Pensaba en la forma de volver a casa porque tuvo que escapar.

-¿Porqué no te sientas?- preguntó el chico- ¿No te gustan los videojuegos?
-Me agradan
-Bueno, seremos tres. David me gana siempre. ¿Qué equipo te gusta?
-Juve
-Voy Inter
-¿Estás bien?
-¿Por lo de ayer? .... En Toud pasan cosas peores. 
-Mejor déjalo así Carlota. Anton no va a decirte nada
-Mis padres no saben que estoy aquí. Andreas vendrá en una hora

El chico Maizuradze se levantó y apagó su consola. Tomó una caja y la dió a su amiga.

-Es tu regalo. Ábrelo en tu casa С Рождеством Карлота *

La niña quedó bastante triste. Cuando llegó su hermano se sintió aliviada. La policía llegó a su casa por la tarde y después de un interrogatorio breve a Ricardo les hicieron saber que durante la semana las visitas continuarían.

Franz De Patie no se apartaba de la cantina de Don Weymouth. Evan trabajaba limpiando los tarros y las mesas sin decir palabra. La expresión del joven lo decía todo hasta que éste le pidió a secas

-Váyase

En Dobrev, Audrey Phaneuf utilizó un teléfono público. Al identificarse, le dieron instrucciones. Al ver a Franz pasar cerca lo alcanzó.

-Quiero estar en su investigación
-¿Cuál?
-No tengo mucho tiempo. Iban a matarme y me confundieron con mi hermana. Le suplico me deje estar en su investigación. Puedo ayudarlo. 
-¿De qué habla Audrey?
-Departamento de Inteligencia Vaticana. Lo designaron a usted para buscar al maldecido, la sangre pura, el origen de la ciudad y quién está detrás de los Neo. Ayúdeme. El Cardenal Rosetti me dijo que usted lo haría. Debe saber sobre un grupo secreto más. Mi familia pertenece al grupo de Los Patriarcas. Kirkorov era el líder y Solokoff sólo organizaba las reuniones. Somos buenos. Hágalo por ellos y por Veda.

Franz llevó a Audrey a su apartamento junto a la Biblioteca Tellnotelliana. Le hizo prometer decir la verdad. Afuera, el último acto luctuoso se llevó a cabo: una fiesta. En Katsalopov los músicos organizaron un improvisado concierto en honor a Dimitri Kirkorov y Veda Kate Phaneuf al que, inesperadamente la gente asistió.

Carlota en su habitación decidió ver lo que Anton le había entregado. Eran unos patines. Ella apenas pudo contener la sonrisa. El la invitaba a salir, por cierto.
*S Rozhdestvom Karlota, Feliz Navidad Carlota

1 comentario:

  1. El texto tiene un poco de drama, lo cùal no habia leido desde hace rato pero me gustò.
    Un texto muy singular.

    ResponderEliminar