domingo, 12 de junio de 2011

Un cuento escrito en el cielo



"Ballet para patinadores 6:00 pm Estudio de Anastasia Krylova"


Era el cartel pegado en Olenska. Amy se apuntó en el acto. Krylova era una de mejores maestras de danza clásica en la ciudad y la oportunidad era imperdible ¿Lo malo? Para los requerimientos de la muchacha, ese tipo de taller era insuficiente para presentar las audiciones de la Academia de Ballet de la Universidad de Humanidades.


-Es lo que puedo pagar.
-¿Y un curso profesional?
-Compro el uniforme, los libros y el material del curso o me gasto todo en clases de baile.
-¿Dónde está tu hermano?
-Salvatore paga las deudas que nos heredó mamá.
-Buscaremos algo.
-¿Me ayudas con la venta de garage?
-¿Porqué no? ¿Te vas a deshacer de todo eso?
-Son vestidos viejos.
-¿Y éste?
-¡El rojo! Ese no. Se me olvidó ponerlo en otro lado, que no lo vea Carlota.
-Bueno ¿Tienes ganchos?
-Un montón en el cuarto de escobas.
-¿Los coleccionan?
-Regalaban dos al comprar tres cajas con detergente o cereal.
-Y por eso traían el lote completo.
-Mi papá era adicto a la limpieza y a las cosas amarillas.
-Raro.
-Toma los que necesites.
-¿Puedo poner cosas que no me sirvan para ver si alguien se las lleva?
-La peluca multicolores espantará clientes.
-Seguro le gustará a un payaso.
-Parece rata muerta.
-Sólo cayó en un charco ganamos unas monedas y se acabó.
-Que no.
-Como digas ¿Me dejas ofertar la bicicleta?
-¿Anton y tú no harán persecución del bote?
-Se canceló porque Maxim se enfermó de varicela y de todas formas necesitamos una nueva.
-Ni hablar.
-Bajaré todo.
-Cuidado con las cajas, gracias David.
-Lo que sea por mi chica.


En la calle, muchos compradores se hicieron presentes. Algunos pensaban que Amy no tenía remedio más que desprenderse de objetos familiares valiosos; se sabía del problema que había tenido con la renta.


Tamara Didier fue una de las presentes. Entre los artículos que escogió se encontraban un par de aretes y varios collares. A Amy le tomó varios minutos no sentirse "despojada" por todo lo que se iba en manos ajenas.


-Juntamos 567€
-Nadie se lleva la ropa.
-Excepto yo ¿Cuánto es por todo?


Isabelle Shepard abrió la chequera dispuesta a firmar casi por cualquier cantidad elevada que se le indicase. Ninguno de los niños tenía idea de lo que cobrarían.


-Es gratis, mejor para mí.
-¡No!
-Un precio por favor.
-1500€
-¿Tan ridículamente bajo? Veamos... -Revisando- Vestido Valentino, unos más son Gucci, Armani... Dior, De la Renta, Legerfield ¡Balenciaga!... ¡Mi favorito, Chanel! ¡Al fin! ¡Tienen un tesoro! ¿De dónde lo sacaron?
-Era ropa de mi madre - Respondió Amy sin entender la alegría de la mujer.
-Durante tanto tiempo esperé ver moda francesa otra vez, tu madre es una conocedora.
-Ella la mandaba pedir y recortaba los cupones de los catálogos.
-Y debe seguir haciéndolo pero me es difícil comprender que abra su clóset y pretenda ganar una bicoca con algo tan fino, este bolso Kelly aunque es viejo vale fácil 5000€, yo tuve que esperar años para que Hèrmes cumpliera con mi pedido.
-Mi madre se fue.


Isabelle guardó su felicidad de golpe.


-La colección que exhibes aquí es de las mejores que he visto ¿Significan mucho para ti?
-Estoy vendiendo todas sus cosas.
-¿Es muy necesario que obtengas dinero?
-Para mis lecciones de ballet y la escuela.
-En Humanidades no pagas.
-No pasé las audiciones, tomo clases particulares.
-¿Eres principiante?
-Empecé a los ocho años pero me sacaban por falta de colegiaturas.
-¿Quién es tu maestra?
-Ekaterina Kavaguti la semana pasada, ahora es Anastasia Krylova pero hasta que empiece el ciclo escolar.
-Y de paso evitar Cultura Física en el colegio.
-El equipo de dardos es horrible.
-No puedo comprarte nada.
-¿Porqué?
-Perderías el último vestigio de tu madre.
-La recuerdo todos los días.
-Cuando tengas mi edad lamentaras haber extraviado sus pertenencias sino es que ya lo sientes.
-¿Qué haré con todo? Yo no lo uso.
-Tengo una idea. Un par de llamadas y listo. Ojalá te agrade la propuesta cuando sea segura. Nos vemos.


David abrazó a Amy y temerariamente le prometió que nada saldría mal. El amor entre ellos era tan evidente y contagioso que se palpaba. Era como una sensación de terciopelo. Anton fue el cupido al presentarlos en un juego de hockey, estaban juntos al concluir el día.


Para el resto de los niños no fue entendible, para los adultos implicó un alboroto y la separación que resultó benéfica para el par de chiquillos ya que al extrañarse hasta la salida de la escuela crecían los sentimientos que los unían.


-Tengo 100€ si eso ayuda. Dame ese anillo.
-Este era el de bodas.
-No llores.
-Llévatelo.


David su arrodilló y colocó la joya en el dedo anular de Amy.


-Juro protegerte, hacerte reír y amarte toda mi vida.
-Lo juro también.


Los chicos se emocionaron mucho. Un beso fue la firma de ese pacto.


Poco a poco, recogieron los accesorios y las prendas que quedaban. Por la noche, salieron a cenar. Una pizza no era tan romántica y menos en el local de los Maizuradze pero unas velas y jugo de uva para simular vino sí. Cecilia Maizuradze y su marido los vigilaban en secreto.
El romanticismo se derramó por Tell no Tales y las calles se llenaron de enamorados pero nadie igualaba a David y Amy el último testimonio de amor verdadero en el mundo.


7 comentarios:

  1. Cada vez que te leo vas mejorando a pasos agigantados , tu relato me recuerda esos relatos que escribian en el times new york ...Atte PokemoneraX

    ResponderEliminar
  2. Ingrid

    Efectivamente un beso es la firma de todo pacto entre dos enamorados, es la respuesta más contundente.
    Me gusto mucho la historia, pero sobre todo, la historia de David y Amy.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso Ingrid ;) siempre me llegan..
    (-Juro protegerte, hacerte reír y amarte toda mi vida.
    -Lo juro también.
    Los chicos se emocionaron mucho. Un beso fue la firma de ese pacto.) aww, gracias x compartir y sigue así amiga, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ingrid hermosa!!!
    siempre me sorprendes con tus historias!!! :)
    Magnifica....
    El testimonio del verdadero amor en el mundo...
    sigue asi!!! te quiero pequeña!!!

    ResponderEliminar
  5. wow me gusto tu relato es bastante original hehe no lees muchos por ahi de este tipo porfa visita mi blog si tienes tiempo seria genial thanks

    ResponderEliminar
  6. muy bueno Ingrid me gusto mucho,relatas muy bien los amores en tus entradas y la verdad no hay cosa mas bella que un beso gracias por compartir sigue asi :)

    ResponderEliminar
  7. 'Un beso fue la firma de ese pacto' ... wow, Ingrid tus post son mejores cada vez

    ResponderEliminar