martes, 23 de agosto de 2011

La novatada


Carlota le pidió al técnico de la pista que la acompañara en el *Kiss and cry y a Joubert que permaneciera en backstage. Viktor Urmanov había conseguido una acreditación de prensa con sólo pedirla a la entrada. Él regresó a Tell no Tales exclusivamente por la niña. Ésta lo reconoció y le dió un fuerte abrazo además de presentarlo con su novio.

-¡Qué sorpresa!
-No me puedo perder tu actuación.
-Estoy muy nerviosa.
-Igualmente.
-Él es Joubert.
-Un gusto. Viktor Urmanov a tus órdenes.
-Gracias.
-¿Eres su asistente?
-Sólo por hoy, mañana estaré con ella saludando a las cámaras.
-Supe que los entrenadores no se pueden acercar a sus patinadores en esta competencia.
-Tamara y Judy la verán en las gradas.
-Me alegró mucho saber de Didier. Le estreché la mano hace unos minutos. Tenerla de apoyo es fantástico. Buena elección Carlota.
-¿Sabes quién es? -preguntó la chica Liukin un poco sorprendida.
-Por supuesto, la conocí en su primer europeo en el 91. Recuerdo que ganó la plata y no soltó el podio hasta que se retiró.
-Me contó.
-Estoy seguro de que ha hecho un trabajo maravilloso contigo.
-No me has visto.
-¿Quién dice que no? Te observé esta semana. Suerte.

Urmanov tomó su lugar de apócrifo periodista cuando las pantallas se encendieron para dar a conocer el orden de salida. Ingo Carroll estaba listo para evaluar el desempeño de las chicas y estaba particularmente ansioso por calificar a la joven Liukin. Justo detrás del panel de jueces, Michelle Kwan no podía entender la actitud de su maestro. Se suponía que ni siquiera ella debía poseer expectativas por el concurso. Cerca, Anton comenzaba con sus gritos de apoyo y Ricardo y Gwendal ocupaban sus asientos al lado de la señora Becaud y Tamara. Andreas y Adrien llegaban con retraso y lo mismo sucedía con David y Amy que portaban unas playeras con la leyenda "We love you Carlota" que recogieron del taller de serigrafía apenas unos minutos antes.

-Te trajimos una Anton.
-Gracias David.
-Pensé que no llegábamos ¿Palomitas?
-Te invito unos nachos.
-Hecho.

En la espera, los alaridos hormonales continuaban. El chico Maizuradze se percibía fastidiado.

-¿Podrían dejar de enfocar al señor apuesto? - expresó refiriéndose a Joubert.
-No te harán caso, es aclamación popular - contestó Michelle - Además, el tipo es guapo.
-Estoy más bonito.
-Pero pareces el chiquillo que casi todas aguantamos en casa.
-¿Ah sí?
-Eres muy simpático, niño.

Anton se colocó la camiseta y se cruzó de brazos. Franz le sacudió el pelo.

-¡Vaya manía la de agarrarme la cabeza!
-Es para que te animes.
-Usted no es la chica de hace rato.
-Oh ... Ante eso me abstengo de opinar.
-¿Y a qué vino usted?
-Carlota es hija de personas que aprecio.
-Bueno... ¿Me ayuda a colgar la manta?
-No me niego.

Cuando Franz instaló la tela, la primer contendiente salió a la pista. Jean Becaud llegaba para situarse con su mujer que no lo esperaba. Ansiosa, ella apretó su mano.

-No entiendo porque las niñas se matan por esto.
-Es su sueño.
-Seamos realistas; la mayoría no lo cumplirá.
-Algunas obtienen becas, otras se llevan las preseas y hay quiénes sólo lo disfrutan.
-¿Te sentías feliz cuando caías?
-Jean..
-Es una pregunta inofensiva.
-No era lindo.

Tamara les pidió guardar silencio mientras pensaba que Becaud era un imbécil. Su única esperanza era que las cosas salieran bien esa noche para no oír un comentario agresivo más. Le preocupaba un poco que Joubert fuera afectuoso y Carlota recibiera una amonestación disciplinaria pero la seriedad de su alumna se hacía patente.

Al exterior, el viejo del muelle encontró a Casey Low y le regaló su entrada. Como ella no tenía qué hacer, la aprovechó. Para su sorpresa, su butaca era la contigua a De Patie que la recibió con toda afabilidad.

-No pensé que te gustara.
-Me aburre.
-¿Porqué viniste?
-Matar el tiempo.
-¿Nadie te ha invitado a salir?
-Cuando eres la persona a la que le arrojan sopa y le gritan "púdrete Low" no puedes esperar una fila de admiradores con ganas de citas. Ser abogada tiene sus riesgos.
-Ciegos.
-Me encontré al anciano, te manda saludos.
-Gracias.
-¿Porqué esa sonrisa de conmovido?
-Aprecio mucho al señor.
-¿Porqué besas el crucifijo?
-Costumbre y gratitud. Espero poder explicártelo pronto.
-El viejo me convenció de venir. Me dijo que debe atender otro asunto y no quería desperdiciar el boleto.
-Créeme, fue un gran obsequio.
-Estoy en el paraíso de la comida chatarra, el ejercicio extremo y las excentricidades.
-Curiosas coincidencias.
-Necesito ambientarme ¿Quiénes son las favoritas?
-Dos pequeñas que no pasaron el corte de certificación, sus nombres son Yumiko Ando y Kiira Meier.
-Mi comprensión terminó cuando hablaste de corte.
-Fue un torneo el mes pasado. El premio era asistir a las Nacionales y las que están aquí son las mismas que no calificaron para diciembre.
-Entonces es la guerra.
-En términos estrictos, sí.
-¡Doh!

Exclamaron al unísono al darse la primer caída de la noche.

-Pobre, la va a pasar mal con las notas.
-Oficialmente ya me interesa.
-No te rías Casey.
-No es por ella, lo que pasa es que Gabriela y yo nos burlábamos de estas cosas y de las gimnastas, ahora descubro que no sé nada.
-Te voy explicando.

Los aplausos eran tímidos aún. Ricardo giró hacia De Patie para preguntar la hora y al descubrir a Casey fue cortante. Pensó que ella le llamaría a Gabriela en cuanto viera a Carlota pero Franz le dió una palmada en el hombro y afirmó:

-No te preocupes, te cubriré; sólo prométeme que pronto le contarás a tu esposa.
-Te lo aseguro.

Amy contaba los minutos para ver a su amiga. Cada que una concursante finalizaba su programa, ella cruzaba los dedos para que las calificaciones fueran bajas, rezaba y hasta reclamaba al jurado alegando que habían sido dadivosos si otorgaban un cinco punto cero. Anton retornó a la calma un poco atónito. David procuraba tranquilizar a su novia acariciando sus mejillas pero no funcionaba. Faltaba un grupo para que la niña Liukin saliera. Yumiko Ando se llevaba la gran ovación al ritmo del "Fantasma de la ópera". Tamara comentó que la puntuación sería de regular a buena.

"Technical merit  5.5 5.7 5.5  5.6  5.6
  Presentation  5.6  5.6  5.7 5.7  5.7
  Total Score: 56.20
  Yumiko Ando from Universitary skating Club after short program is 1st place"

-Me enfada escuchar todo en inglés - señalo Judy - ¿Y porqué dan la puntuación total sin descontar las calificaciones más altas?
-Bienvenida a la innovación, están combinando el sistema viejo con uno nuevo.
-¿Qué?
-Siguen calificando el conjunto pero ahora lo suman. Mañana ya no verás del cero al seis sino del cero hasta dónde califiquen los jueces el programa libre. Oppegard y Tarasova propusieron que se cuente por segmentos en vez de la rutina completa y la federación de patinaje está sometiendo la idea a prueba en eventos no oficiales, aún no me queda claro si funcionará. En las nacionales todo será como lo conocemos.
-Qué embrollo.
-Te apuesto que todos estamos confundidos. En el Torneo de Selectivos, Maizuradze tuvo la puntada de decir que la nueva evaluación era un caramelo rancio.
-Ése niño.
-Confieso que a menudo me mata de risa.
-Con él es inevitable.

Casey reconoció a Carlota cuando esta salió al último calentamiento. Por su expresión, Franz intuyó que saldría buscando deprisa a Gabriela. Con firmeza, la sujetó del brazo. Ella lo miró.

-Te acompaño.
-No Franz, te lo agradezco.
-Insisto.
-Es privado.
-¿Por eso tienes tu agenda con el número de Gaby?
-Su hija no debe estar en un lugar como este. Me asusta que de pronto le haya dado permiso. ¿Enloqueció?
-Su esposo se hace cargo,

Urmanov aprovechó para dar un consejo a la chica Liukin y le tomó una foto. Franz se dió cuenta y avisó a Ricardo. Conteniendo a Casey con dificultad, le confesó que Gabriela no sabía que su pequeña competía esa noche.

-Ah.. Entonces le va a encantar ser la última en enterarse.

Tamara volteó y añadió:

-¿La madre de Carlota no tiene idea? ¿Quién firmó el permiso que me entregó cuando comencé a entrenarla?
-Franz sabe falsificar.
-¡Casey!
-¡Alguna virtud detestable debías poseer, santurrón! ¡Ahora gritaré para que me escuchen y me dejes ir!
-¡Me importa un comino, no te levantarás!
-Si los jueces se enteran de esto van a descalificar a la niña y me van a suspender dos años!
-¡Puede demandar a De Patie!
-¡Yo tracé el garabato! - Dijo Gwendal - ¡Y si usted se atreve a revelarle a mi cuñada que mi sobrina desea ir a las Nacionales juro que me la paga!
-¿Me amenaza?
-¡Por supuesto!
-¡Óigalo bien: Trabajo en la Fiscalía y por lo que usted me expresó puede ir a la cárcel cinco años!
-¡Denúncieme, pero usted no abrirá la boca ¿Entendió?!

Callaron. Los amigos de la joven Liukin habían escuchado todo y los veían con extrañeza. Anton repitió el gesto del pájaro parlanchín que le dedicó a Joubert, llevó sus manos a la cintura y sin pudor reclamó:

-¿Terminaron? Porque me cansé de tanta estupidez. De Patie ¡Compórtante! Tú Gwendal te calmas y usted señora fiscal, se sienta y deja todo como lo encontró. Si sacan a Carlota de la competencia y le prohíben practicar sabré que usted fue con el chisme y le arrojaré huevos podridos; peor le irá si hacen llorar a mi chica.
-No es tu chica - intervino David.
-¡Cállate! Y para todos: Clausuren el pico ¿Quieren?

Con el ceño fruncido, el chico Maizuradze volvió a su sitio.

-Ya casi le toca a Carlota, por si ocupan.

Ricardo simulaba muy bien una tranquilidad inexistente cuando tuvo de frente a Urmanov. Aquello terminó con un diplomático apretón de manos.

-Si fuera él, lo echaría - comentó Franz.
-Yo lo mataba a tiros.
-Sería la nota de ocho "Fiscal arrebata la vida a Viktor Urmanov"
-No me daría pena ese titular.
-Lo enmarcaría.
-Te daría mi autógrafo.
-Excelente.. Con sinceridad ¿Le dirás a Gaby?
-Soy su amiga, no le puedo ocultar nada.
-¿Harás una excepción?
-No; pero más le vale a Carlota llegar a las nacionales, no se retirará en vano.
-Gracias.
-Parece que Ricardo ya no se moverá de allá.
-Deberías confiar más en él, créeme.

La música interrumpió la charla. Los rusos no paraban de vitorear a sus pequeñas. Poco a poco, las ovaciones fueron aumentando. Kiira Meier obtenía cincuenta y ocho puntos.

-The next skater, from Universitary Skating Club, Carlota Liukin.

La niña recorrió la pista y sus amigos comenzaron a hacerle sentir su apoyo. Anton usaba un silbato y David arrojaba confeti. Judy sacaba su rosario y cerraba los ojos, Tamara chascaba los dedos, Gwendal prendió su cámara.

Joubert observaba por el monitor del área de vestidores. Amy alcanzó a decirle a Carlota que le deseaba buena suerte cuando se suscitó el silencio. Ella tomó posición y la saludó con su mano; segundos después, el vals elegido por la señora Becaud se apoderó del ambiente.

Aunque nerviosa al principio, la niña consiguió salir airosa con sus saltos y sus piruetas gustaron bastante. Tamara Didier sonreía con alivio. Durante el programa, la chica se percibía confiada y alegre. Finalizando tranquila, ella sintió que había cumplido con su cometido. Recibiendo por primera vez peluches y flores, abrazó al técnico y otorgó besos a la gente cercana. En las pantallas pasaban la repetición de los momentos mejores momentos y se colocó en el sillón para ver sus notas. Joubert se acercó a darle agua. El sonido local cesó la algarabía.

-"Pay attention please"

-El momento de la verdad. Más vale que tus oraciones funcionen Judy.
-Nunca falla.

-"Technical merit: 5.2  5.3  5.3  5.4  5.3"

Carlota no entendía. Su rutina era buena. El técnico de la pista movía la cara de un lado a otro, incrédulo. Los jueces no esperaban el abucheo.

-"Presentation: 5.6  5.6  5.5  5.6  5.6
Total score: 54.40.
Carlota Liukin from Universitary Skating Club is 5th place"

-No puede ser ¡Le acaban de robar de Carlota! - protestó Amy.
-¡Son unos vendidos!

Kwan decidió replicar el comentario. Estaba ofendida por el adjetivo que Anton empleó para referirse a los evaluadores. No iba a permitir que injuriara a su maestro.

-¡¿Cómo osas llamarle así a esta gente y a Carroll?! El jamás ha dado una calificación injusta!
-¡¿Usted qué sabe?! ¡Hace dos años, Evan Weymouth quedó fuera del equipo nacional y su entrenador hizo que le cambiaran las notas! ¡Por eso pudo ir al mundial! ¡Y en diciembre si no se lesiona Weir también se habría quedado en casa!

Franz preguntó.

-¿De dónde sacaste eso?
-Pregúntele a cualquiera. Me bajaron al segundo después de que se "equivocaron" en la puntuación. Evan se la pasó haciendo saltos dobles en el programa largo y los demás por tarados nos esforzamos con los triples. Jeremy Buttle ni siquiera reclamó porque Carroll era su instructor. Al día siguiente sus padres rompieron su contrato para irse con Oppegard. Cuando me ganó en el Grand Prix, tampoco fue por su esfuerzo. Un tipo le ordenó al jurado darle el gane. De milagro en los europeos lo pusieron en su lugar y después yo me encargué en Moscú. Siempre le han dado a Evan lo que no se merece; yo lo estimo mucho pero no voy a dejar de decir la verdad.
-Sonaré a ardida pero debo concederle la razón a Anton - agregó Tamara - Como juez y entrenador, Ingo Carroll a veces juega muy sucio y más cuando tiene favoritos... De las personas que no le agradan, mejor ni hablamos.

Joubert abrazó a Carlota quién continuaba desconcertada por lo sucedido. Su pase a los nacionales peligraba y la sola posibilidad de fracasar otra vez la paralizó completamente.

*Kiss and cry: Así se le denomina a la zona dónde los patinadores conocen sus evaluaciones.

2 comentarios:

  1. Ingrid, es un hermoso post. De pronto se me vino a la mente, están por llegar los Juegos Panamericanos en Guadalajara.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno :)
    Nos demuestra como aveces las cosas no resulta como queremos, pero hay siempre gente q si lo valoraran nuestro esfuerzo.

    ResponderEliminar