jueves, 28 de junio de 2012

Cuarto paréntesis (Espacio para la recepción de comentarios del lector)


Treinta y tres cuentos divididos entre cuatro series  ("Las luces de la fiesta, "Gwendal, te amo", "Las historias de amor nunca terminan" y "París") y relatos regulares conforman la tercera etapa del blog, mismo que por cuestiones creativas entra en un receso de cara a los cambios e ideas nuevas que necesitará la historia para continuar.

Estimado lector, uno de los aspectos más importantes es definitivamente su opinión, algo que no recibe crítica no puede avanzar y agradezco de antemano el interés por dejar algunas impresiones de vez en cuando.

Ahora, me gustaría realizar un pequeño sondeo:

¿Cuál es su personaje favorito y cuál los enfada? ¿Qué cuento es el que más los enoja? ¿Y el que los alegra?

Los dejo con la canción que mejor define este período. Muchísimas gracias por su atención, el tercer telón ha caído.

3 comentarios:

  1. :D ¿Qué puedo decirte? Me encanta el blog, tus cuentos y sobretodo la creatividad que tienes al escribir, llevas a lector de la mano por ciudades extranjeras (en mi caso) haciéndolo sentir como si estuviese ahí, describes los sentimientos de los personajes provocando que uno se sienta ya parte de ellos (o viceversa). :D!... Así que yo no tengo ningún reclamo, mejor la animo a qué siga escribiendo sus cuentos chiditos :D!... Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Es un gran proyecto que se debe seguir a fondo, pero a veces por cuestiones de tiempo o por olvidarlo no he logrado leer todos tus capítulos o cuentos. El anterior me fascinó. Los personaes ninguno es que me enfade, sino que todos me intrigan. Un placer leerte y un placer que leas mi blog. ¡Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. En primer lugar, disculpa por no dar mi punto de opinión en los días anteriores, por otro lado, los cuentos los empecé a leer men capítulos adelantados y había situaciones que no entendía, por lo cual, me dí a la tarea de iniciar la lectura completa de tu saga dramática.
    Como tu sabes, me enganché con las historias entrecruzadas, de personajes que salían de un lado y de otro con situaciones disímbolas pero manteniendo el espíritu de la historia.
    De lo que si sufrí en la lectura era en los cambios de nombre de los personajes, de repente en una misma conversación los nombrabas o por su nombre o por su apellido, eso si de repente destanteaba el seguimiento de la misma, mi mente o rebuscaba quien era o tenía que releer pasajes o cuentos anteriores para poder relacionar la charla.
    Eso si me costaba mucho para entender la trama.
    Otro detalle es que a veces de cuento a cuento la historia cambiaba radicalmente y no le dabas una transición suave para adentrarse al siguiente tema, yo me quedaba esperando la siguiente entrega pensando en la anterior y me quedaba de a seis cuando no sucedía.
    Para entender la nueva trama tenía que releer a veces el cuento y relacionarlo con los anteriores.
    Y la fuerza de los cuentos, es varias charlas en las que me ponía del lado de algún personaje o en contra, eso me adentraba en sus situaciones emocionales y me daba motivo para leerte más.
    Y gracias por compartir tus cuentos.

    ResponderEliminar