lunes, 31 de diciembre de 2012

Hasta el final (Vika!) (Oda a los regalos)


Entrada dedicada al equipo ruso de gimnasia de Londres 2012

"Welcome to the World Gymnastics Championships 2002, day two. The team's competition will start at 11:00 am. The all around final will be starting at 5:00 pm."

El teniente Maizuradze había llegado temprano y contemplaba como el personal técnico le ponía malas caras a Viktoriya. La joven respondía con cierta cortesía a la hostilidad y su padre pensaba que era momento de hacérselo notar.

-¿Todo bien, hija?
-Sí.
-¿Te falta algo? ¿Pusiste agua en el cilindro?
-Te preocupas bastante, papá.
-Con esa gente grosera no hay manera de hacer otra cosa.
-También les estoy pidiendo mucho.
-Una pastilla de magnesia sólo cuesta unos centavos y esas personas casi te dan un manotazo en la cara por exigir que te den lo mínimo para competir.
-Tranquilízate, de todas formas puedo usar la magnesia suelta.
-Si no te sientes cómoda no me importa salir a conseguirte lo que sea.

Viktoriya sonrió y besó a su padre en la mejilla antes de que un encargado de seguridad les indicara que no debían acercarse. Las chicas del equipo ruso calentaban mientras sus rivales de Tell no Tales se declaraban listas y Sandra se apartaba del grupo para encontrarse a Trankov. Con visible asco, la joven se aproximó a la platea del día antepasado.

-¡Hey, pistolero! Hay un mensaje.

Sergei no expresó cosa alguna y tomó de manos de Sandra un retrato suyo. Ella le apartó la mirada agresivamente.

-Se nota que te quiere - comentó Zamo desde su sitio.
-Ella tiene derecho a odiarme.
-¿Por?
-Soy un idiota.
-¿Uno adorable?
-Lamento aceptar que soy de otra clase. Si Sandra Izbasa deseara escupirme, ella estaría en lo correcto.
-¿Llegarían a tanto?
-No hay razón para pensar lo contrario.
-Por cierto ¿De dónde la conoces? Ella tiene una vida muy exclusiva.
-Digamos que hice amistad con una persona muy cercana.
-¿Con la escoria de su hermano?
-¡¿Qué?!
-Ese tipo es un maldito. La mayoría tenemos prohibido acercarnos a él.
-No tengo el disgusto. Yo era amigo de Zooey.
-Esa chica si nos agrada.

Sergei asentó pero no preguntó el motivo de la simpatía.

-Supongo que ya debes ir con tus compañeras.
-Supones bien. Somos el equipo ruso, hay una prueba que ganar.
-Buena suerte.
-Gracias, desconocido.

Zamo acomodó su leotardo rojo con blanco y chocó sus manos con las de Vika. Las chicas de Tell no Tales, con quiénes compartirían las cuatro rotaciones habían ganado el sorteo, mandando a las rusas, como siempre, a iniciar.

-Lo bueno es que los jueces decidieron el orden de todas - aclaró Vika - En el caballo tomaron de la nota menor a la mayor.
-Entonces empieza Vera, sigue Sveta y vas después de mí, Vikushka.
-En barras asimétricas sólo permitieron a tres chicas así que Zamo, Sveta y yo las haremos; en viga igual tres, así que ahí entraría Ana y en suelo son otra vez cuatro pero ahí cierra Zamo porque tuvo la mejor nota de las preliminares.
-¿Y cómo empiezan las americanas?
-No lo sé, pero no se ven contentas. Las rumanas son las que están encantadas porque inician en suelo y luego el caballo.
-Sus puntos fuertes.
-El importante es el equipo de Tell no Tales - intervino Sveta - Clasificaron detrás de nosotras y hay que aceptar que Catalina y Larisa son peligrosas, de Sandra no tengo comentarios. Les aconsejo dejar de perder el tiempo y competir. Recuerden que van a sumar nuestras notas por cada aparato y luego las dividirán entre dos.

Todas sabían que Sveta estaba molesta por no ser la capitana del equipo y porque Viktoriya, de algún modo, la había desplazado como la mejor; pero nada se comparaba con su rencor hacia Sandra Izbasa, quién no tenía mucho talento y había accedido a la final all around y dos más de forma poco menos que sospechosa.

-Las notas de Izbasa serán un problema - le confió a Vika - Ya sabes cómo se maneja esto cuando alguna de las chicas tiene dinero y sus padres patrocinan todo.
-¿No lo dices como algo personal?
-Es tu amiga, deberías ser más honesta con ella.

Como hablaban en ruso, nadie sabía de qué trataban y el teniente Maizuradze no iba a traducirlas.

-Cuando suene el timbre ponte lista. Cuento contigo, Vika.

Viktoriya respiró profundamente y comenzó su habitual rutina de colocarse magnesia hasta en los codos y tocar insistentemente su nariz para aplacar la comezón.

-¡Buena suerte chicas! - gritó una gimnasta al fondo y el molesto timbre de hacía dos días volvía a sonar de forma estruendosa. Carlota desde su asiento gritaría que el ruido era más molesto que dejarse la cerilla en el oído sólo para no quedar sorda. Por su comentario, hasta Svetlana Khorkina volteó a verla y agitarle la mano por saludo pese a la cartulina que delataba el apoyo hacia otras personas.

-"On vault and representing Russian Federation: Vera Grishina" - se anunció repentinamente. A los pocos segundos inició también la presentación de otras atletas y el tablero a moverse.

-¡Venga, Vera! - gritó Tamara espontáneamente cuando la chica comenzó su carrera hacia al caballo y abucheó cuando los jueces le dieron 9.780 a un doble giro y medio que ante sus ojos inexpertos, merecía una nota más alta.

-¡Rayos! - exclamó Sveta - Y las rumanas ya marcaron más de 9.800 ... Tengo que hacer algo.

El salto no era precisamente el punto fuerte de Khorkina pero no solía hacerlo mal y pese a dar un paso extra al tocar la colchoneta, recibió con agrado una calificación mayor a la que esperaba.

-¿Cómo vamos? - preguntó.
-Presacan se tropezó y se salió del área del rebotador - le comentó Vika.
-Seguramente le darán un 9.500 ... Pero ya estamos en primer lugar ¿Quién sigue?
-Raducan.
-Raducan contra Zamo ... Ese duelo lo hemos visto antes, no hay nada de qué preocuparse. La nota de Porgras será baja pero la tuya no. En la siguiente rotación las venceremos.
-No deberíamos adelantarnos. Las rumanas son las campeonas olímpicas.
-Hace dos años se prepararon más que ahora. Mejor atiende a las tellnotellianas porque en las otras pistas no hay nada qué ver.
-¿Qué dices? ¡Las americanas y las chinas podrían darnos una mala sorpresa!
-Las americanas no son tan buenas como las que enfrentamos en el '96. Aunque tengan a Anastasia Raisman, ellas no harán mucho. En una viga de equilibrio lo normal es sacar una nota de 9.500 y ellas no consiguen pasar de 9.200 y las chinas traen especialistas, no chicas completas. Las que son excelentes en aparatos de fuerza, no lo son en elementos de precisión y viceversa...
-Yo sólo sé que no hay que subestimar a nadie.
-Debiste estudiarlas mucho más, líder.

En aquél momento, Zamo alzó sus brazos. El marcador indicaba 9.930.

-Tu turno, Vika.

Viktoriya caminó hacia la magnesia colocada al lado de la alfombra dónde correría. Como era costumbre, debía aguardar a que en el tablero apareciera la información sobre el resultado de Andreea Raducan y sólo se le ocurrió saludar a su padre.

-Lo harás excelente - murmuró el teniente Maizuradze.
-Seguramente - contestó Tamara. A su lado, Trankov examinaba los movimientos de Sandra Izbasa para saber si Zooey se hallaba en la audiencia, por lo que no advirtió que Carlota y Adelina le colocaban el sombrero de pollo sólo por diversión.

-Además de pistolero, eres ridículo, Trankov- externó Sandra. En el altavoz se escuchaba perfectamente que Viktoriya había obtenido 9.913 puntos y el equipo ruso promediaba 19.759.

-¡Bien hecho! - declaró Viktoriya. Sus compañeras se colocaron las chamarras y se dedicaron a observar a Diana Bulimar tirando magnesia sin control.

-A eso le llamo nerviosismo extremo - comentó Vera.
-¿Listas para un show patético?
-¿Qué sucede Sveta? ¿Porqué te pones así?
-Algo ... Nada, concéntrense.

Las chicas se atisbaron entre sí y por lo mismo, se perdieron el salto de Bulimar, que distaba de ser complicado; pero no dejaron pasar detalle alguno sobre la puntuación.

-9.621 ¡Y yo que creí que había sacado poca nota!
-No te angusties, Vera. En piso te pondrán más de lo que imaginas, ya verás.
-Gracias, Vika.

Las rusas voltearon a ver a Larissa Iordache y su aterrizaje fallido, ya que había tenido que apoyar una rodilla para no caer.

-"Larisa Iordache from Tell no Tales received 9.880"

-¡¿Qué?! - Se preguntaron Zamo y Vika.
-Les dije. El espectáculo de lo absurdo ya inició ¿Qué harás al respecto, Maizuradze?

Svetlana Khorkina tenía razón. Aunque no estaba en lo planeado, el equipo ruso debía realizar ajustes.

-¡Sveta! ¡Tú inicias la siguiente ronda! ¡Zamo, no se te ocurra pasar de la barra alta a la baja para no hacer nada en la baja! Y yo realizaré mi rutina habitual porque ha sido la mejor del año. En la viga no hay que hacer correcciones; bueno, una ¡Ana, si puedes realizar un triple giro apoyada en solo pie, házlo!
-¡Entendido! - exclamaron las cinco. Catalina Ponor mientras tanto, realizaba un estupendo caballo que le bonificaba 9.950.

-Eso fue genial - dijo Zamo - Ahora hay que ver si Sandra puede hacer algo decente.

La señorita Izbasa se presentaba ante el público con un rostro de gesto severo y Carlota Liukin no paraba de gritar que confiaba en ella mientras lanzaba confeti; pero la decepción apareció segundos más tarde:

Sandra no pudo conseguir suficiente altura y cayó de bruces en la colchoneta.

-Eso no puede sacar buenas calificaciones, Liukin, no te emociones.
-No seas pesimista, Tamara ¿No apoyas a las nuestras?
-Sé poco de este deporte, pero no ignoro que no hacer un primer contacto con los pies en un aterrizaje, es sacar cero.

La chica Izbasa se cubrió la cara. Sus compañeras le abrazaban por el cuello y le frotaban la espalda.

-"Sandra Izbasa from Tell no Tales received 9.900"

-¡Qué alguien me explique! - Se oyó en las gradas; el sonido local anunciaba que las tellnotellianas con 19.675 se mantenían en segundo lugar provisional.

-Todas haremos rutinas perfectas - ordenó Vika y tomó su mochila para ir a la zona de barras asimétricas, no sin antes enviar un beso a su padre y saludar a Trankov.

-El sexy de la platea es nuestro fan.
-¿Vas a ser democrática, Vikushka?
-Je, je Zamo. La próxima vez que lo quieras ver, al menos pídele una cita.
-Qué graciosa eres.

El cuerpo técnico de Tell no Tales alistaba los rociadores que sus gimnastas utilizarían y que forzaban a Vika a sentir prisa por llenarse de magnesia nuevamente.

-Izbasa - Chelaru - Iordache, en ese orden.
-Yo habría sacado a Sandra de la rotación después de su caída.
-¿En qué estará pensando su entrenadora?
-Esto ya no me gusta.
-¿Qué piensas Vikushka?
-En que  .. nada.
-Sveta y tú dicen "nada" pero ese nada significa algo malo ¿verdad?
-Recuérdame hablar con las de Tell no Tales cuando termine todo esto.
-Hecho.

Al mismo tiempo, la joven Izbasa ajustaba los protectores de sus muñecas y se estiraba un poco. Si algo llamaba la atención, era que la joven contaba con un asistente que preparaba el aparato por ella. Una vez que que se anunció la segunda tanda, las rusas se detuvieron a observar.

-"On bars: Sandra Izbasa"

El ejercicio de la chica comenzaba bien con un impulso de la barra baja hacia la alta, pero Sveta notó que estaba yendo a la segura.

-Ni un solo giro sin soltar el aparato, ni siquiera un insignificante katchev para disimular que no puede con esto ¡Es una burla!

Y la sensación de malestar generalizado se incrementó cuando en el tablero apareció la puntuación de 9.682 para Izbasa. La muchacha tuvo que soportar un fuerte abucheo y sus amigas también. Pese a que Iordache era espectacular, la joven debía conformarse con un modesto 9.500 que los jueces le habían puesto para calmar al auditorio y los ánimos no cambiaron con Chelaru, quién realizaba, por mucho, mejor trabajo que Sandra y se emparejaba con el de Larisa en el tema de la dificultad. Entre las tres conseguían 14.341 y sumaban 34.016, yéndose al primer sitio de forma milagrosa.

-Se nota que sólo hay dos personas satisfechas - pensó el teniente Maizuradze cuando se percató de que Carlota y Adelina continuaban fastidiando a Trankov con el pollo y este suplicaba inútilmente que lo dejaran en paz.

-"From Russian Federation: Svetlana Khorkina"

Eso bastó para que una ovación ensordecedora tomara lugar y la gimnasta procediera a ofrecer una rutina magnífica, llena de transiciones, cambios de ritmo y piruetas sin sostenerse de las barras. Sus compañeras estaban felices.

-"Svetlana Khorkina's score is 9.500"

-¡No es en serio! - gritó Sveta. En la tribuna, Tamara abrió la boca, asombrada.

-¿Qué demonios está ocurriendo aquí? - pensó y tuvo la sensación de que también pasaría algo desagradable con Zamo que miraba atónita como le recompensaban con un 9.300 aún con dos "vuelos". En cambio, el ejercicio de Vika con un katchev, un giro completo sobre su eje sin apoyo, dos giros en un intercambio de barras y un aterrizaje plantado, le permitieron acceder a un forzado 9.720, pero el promedio de 14.260 sólo alcanzaba para contabilizar 34.019 puntos liderando por apenas tres milésimas.

-"Russian Federation is currently in first place."

-¡Esto es un robo! - se escuchó por todo el recinto. Y las cosas empeoraron.

Cuando las rusas se enfrentaron a la viga de equilibrio, se toparon con que no bastaba con sus saltos mortales o sus elementos de fuerza como los apoyos en una sola mano para agradar a los jueces. Ana Pavlova, que había sorprendido al público al ligar un back tuck con un front tuck miró angustiada como su originalidad era menospreciada con 9.400 y Khorkina ladeaba su cabeza sólo para no ver como una rutina perfecta era degradada. Vika por su lado presentaba elementos de flexibilidad como saltar mientras sus pies tocaban su cabeza o ligaba tres acrobacias sin meter siquiera los dedos.

-Eso debería recibir más - continuó Tamara - ¡No es posible que sólo le den apenas unas décimas más que a Khorkina!

Las rusas estaban desconcertadas.

-¿Qué pasó?
-No entiendo nada.
-A lo mejor hicimos mal.
-Líder, yo creo que debemos arriesgar más.
-¿Qué propones, Sveta?
-Pedir un cambio de orden en el suelo.
-¿Cómo nos pondrías?
-Vera, tú, yo y Zamo. Si ponemos las notas fuertes en los extremos, los jueces tendrán que poner atención en las cuatro.
-Buena idea, pediré una tarjeta para hacer el cambio.

Mientras se aumentaba la cuenta del equipo ruso a 48.284, Catalina Ponor cautivaba a los espectadores con una tanda complicada por sus series de mortales consecutivos, como los de Pavlova. Vera Grishina se mordía los labios pensando que su rival haría algo perfecto y preguntándose por qué Sandra Izbasa realizaba las cuatro rotaciones si cualquiera se daba cuenta de que no era ni remotamente la mejor. Por otro lado, las rumanas se habían estancado en el tercer lugar y las chinas parecían pelearles ese puesto pese a la serie de errores de ambos bandos.

-¡Iordache se cayó! - escuchó Vika cuando entregó a un supervisor un papel rojo con la petición de cambio en el orden de salida de la última rotación. Ella giró para comprobar que Larisa había resbalado durante la secuencia final de su rutina, dejándola incompleta.

-"Score: 9.400" - Viktoriya se dió cuenta de que el jurado no estaba castigando las fallas.

-Su cambio fue aceptado - le dijo el hombre.
-Gracias.

Vika sentía como si el mundo transcurriera en cámara lenta. Catalina Ponor no era digna de recibir un solo "pero" por su actuación y su ejercicio de viga quedó injustamente empatado con el de Sveta. Cuando Sandra tomó acción, la pobre se veía dubitativa y no lograba crear secuencia acrobática alguna; inclusive, se negaba a realizar tucks y su rutina desangelada parecía sacada de los años sesenta, lo mismo para su aterrizaje, un mortal simple. La joven Maizuradze apenas y pudo creer que las tellnotellianas remontaran las tres milésimas y sacaran una extra, ante la irritación de la mayoría.

-Podemos llevar a cabo el nuevo plan - señaló al estar frente a sus compañeras - No sé ustedes, pero yo sí quiero ganar este título.
-Al fin lo dijo, líder. Confíe en nosotras.

Las cinco rusas se apretaron la mano derecha. No volvieron a dirigirse la palabra hasta que el pesadillezco timbre fue la señal de que iniciaría la última rotación.

-"On floor and representing Tell no Tales: Diana Bulimar"

La multitud guardó silencio. En algunos equipos ya se mostraban las caras de impotencia y enojo; en otros continuaba la esperanza ciega de ganar una medalla aunque estuvieran eliminados. Cuando Bulimar ejecutaba su coreografía, en Anastasia Raisman aparecían las lágrimas por ver como se alejaba el podio. Más allá, una muchacha ucraniana no ocultaba su miedo de ver el cero que mandaba a su equipo al penúltimo lugar y una gimnasta japonesa que, resignada a la derrota ya hojeaba una revista.

-La primer tellnotelliana tiene 9.694 ¿Le gusta el reto, líder?
-Creo en nosotras ¿Para qué pelear por ganar si las cinco no estamos de acuerdo?

Sveta abrazó a Vika y vieron la actuación de Diana Chelaru, juntas.

-"Chelaru: 9.657. Next: Catalina Ponor ..... 9.700 ... Sandra Izbasa: 9.700. Floor Exercise score: 19.375 Tell no Tales team finishes with 67.300. Currently: first place."

-¿Listas?
-¡Listas!
-Equipo ruso: ¡Confío en ustedes!

-"Representing Russian Federation: Vera Grishina .... Score: 9.700 ... Next: Viktoriya Maizuradze ... Score 9.700"

-¡Así se hace líder!

-"On floor: Svetlana Khorkina ... Score 9.700 ... The last gymnast, from Russian Federation: Yelena Zamolodchikova"

Zamo tocó el rebotador antes de iniciar su número. Se percibía contenta. Su coreografía era maravillosa; parecía ballet pese a sus partes acrobáticas. Cada que terminaba de cruzar en diagonal uno de los extremos de ese cuadrado de doce por doce metros aterrizaba sin titubeos y sus compañeras se volcaban en expresiones de apoyo. Las sonrisas iban en aumento y por primera vez en años, las rusas ganarían el título que se les negaba.

En el último giro de la diagonal, Zamo tropezó con sus rodillas y la inercia hizo que su espalda tocara la superficie. Las rusas enmudecieron, las tellnotellianas estallaban en alegría.

Yelena Zamolodchikova se levantó sin poder creer en lo que acababa de ocurrirle y se echó a llorar. Sus compañeras siguieron su ejemplo.

"Zamolodchikova: 8.300. FX Score: 18.700. Final: Russian Federation finishes with 66.984 points and second place overall"

-¡Perdón, perdónenme ... Vika, Sveta ...! Chicas ¡Perdónenme! - clamó Zamo.

El público se volcó en el abucheo al jurado. Las demás escuadras habían cometido varios errores, la de Tell no Tales tenía tres en su haber; pero, de forma inexplicable, al equipo ruso le bastó uno solo para ser derrotado.

Al principio del video aparecen Anastasia Grishina, Aliya Mustafina, Ksenya Afanasyeva, Viktoria Komova y Maria Paseka en ese orden.


Dos deseos del blog para los lectores en 2013 (y para todo el sexenio): 
Sobrevivir al gobierno priísta
¡Feliz año 2013!

No hay comentarios:

Publicar un comentario