viernes, 1 de noviembre de 2013

La mujer más bonita (Cuento de día de muertos)


A Nathalie Péchalat con admiración. / Foto tomada de tumblr.com/astarrry y editada con Pic Stitch.


Madrugada del sábado, Tell no Tales:

Ricardo contemplaba a Bérenice durmiendo en el sofá y de vez en vez, daba un sorbo al té mientras pensaba que al igual que a todos los Liukin, le había disgustado que la pandillera comiera con los dedos, hablara con la boca llena, riera escandalosamente y bebiera el vino como si fuera agua. Gwendal había sido responsable de invitarla a la cena familiar, de permitirle usar el tocador para darse una ducha y también de que se quedara a dormir, pero no tenía importancia. Sonia estaba disgustada de prestar una pijama y una muda de ropa, pero las chicas podian arreglarse. Bérenice había declarado su agotamiento por haber pasado dos días en la calle y parecía lógico perdonarle su falta de modales ya que aquello podía pasarle a cualquiera.

Mañana:

Bérenice se despertó en el momento que Javier Liukin le llevaba el desayuno. El aroma del café recién hecho era seductor.

-Hay croissants, fruta, salchichas y mantequilla.
-Gracias.
-¿Dormiste bien?
-Mejor que nunca... ¡Las salchichas están deliciosas!
-Qué bueno.
-¿Y esto es?
-Mantequilla.
-Un poco simple pero no está mal.
-Bueno, si le metes el dedillo te va a saber así, te pondré un poco en el pan y te va gustar más.
-¿Sabes cúanto tenía sin probar bocado antes de anoche? Creí que iba a caer muerta- la chica volteó hacia el comedor, los Liukin la miraron - Gracias por darme de comer, son todos muy generosos.

Tal comentario significó que la familia accediera a darle un lugar en la mesa.

-¿Te sirvo algo más? - le preguntó Ricardo.
-¿Podría darme más de todo? 
-Por supuesto.
-Nunca había probado algo tan delicioso, siento como si estuviera en una fiesta.

Ella sonreía tanto que ignoraba la curiosidad que provocaba.

-¿Qué harás hoy? - intervino Gwendal
-Llevarlos a Hammersmith ¿Empacaron?
-¿Perdón?
-Ayer avisé.
-¿A quién?
-Al señor Ricardo, le dije que conozco un atajo.
-¿Cuál?
-El espejo. Hay uno muy grande en Poitiers y solo caminaríamos poco tiempo.
-¿Otra vez, perdón?
-Atravesaríamos el espejo ¿Qué tiene de raro?
-Disculpe, señorita, no sabía que hablaba en serio - contestó Ricardo por decir algo.
-No se preocupe, estoy acostumbrada a que nadie me tome en cuenta, soy súper tonta. 

Hubo un silencio incómodo.

-¡Sonia! - exclamó Gwendal - ¿podrías acompañar a Bérenice a vestirse? 
-Ven, no nos tardaremos.
-Bueno, no he terminado mi plato.
-Hay que ir a Hammersmith - pronunció Adrien, para sorpresa de todos.
-Eso es cierto, seré muy rápida, preparen maletas.

Bérenice abandonó su lugar alegremente. Los demás se atisbaron entre sí.


Habitación de Sonia:

-Adoro tu clóset, la ropa china tiene mucho estilo.
-Es moda japonesa.
-No noté la diferencia.
-Era de esperarse.
-¿Qué usas?
-Una alaciadora.
-¿Para que sirve?
-Para alaciar, obvio.
-Pero tienes el cabello liso.
-Quiero evitarme el frizz.
-¿Qué es eso?
-¿Frizz? Cuando los cabellitos se salen de lugar.
-Ah... Lo olvidé.

Bérenice mordió uno de sus meñiques, como cuando fingía entender algo.

-Mi mamá me peinaba cuando era chiquita.
-Qué original.
-Siempre me hacía una trenza ¿Tú mamá también te ayudaba con tus coletas?
-Jugábamos al salón de belleza, yo quería ser estilista.
-En mi casa pensaron que me volvería científica.
-Eso era mejor que teñir cabello.
-Mi madre me ayudaba a maquillarme antes de las clases y sujetaba mi pelo con unas cintas de colores.
-¿Por qué usabas maquillaje?
-Me lo pedían, después ya tuve que hacerlo sola.
-Qué raro.
-No, el gobierno me metió a una escuela de deportes y siempre tenía que estar presentable.
-Nunca había oído algo así, de seguro a tu mamá todavía le es extraño.
-Mi mamá murió cuando cumplí diez años.
-Lo siento.
-La gente a diario muere, pero a ella le habría gustado verme ganar un montón de medallas.
-Mi prima Carlota dijo lo mismo en el funeral de mi tía.
-Supongo que le dolió mucho.
-Fue difícil.
-Al menos tú tienes a tu madre.
-Cuando le dije que no sería peluquera, hizo una fiesta.
-¿Qué quieres ser? 
-Cantante. Estuve en un colegio musical y todo eso.
-¿También cantar es carrera?
-Una muy competitiva, pero me tienes que responder ¿Por qué te volviste atleta? ¿Te detectaron?
-¿Detec.. qué?
-Notaron tu talento.
-Ah, es que en el recreo me la pasaba en dos manos o saltaba entre las rocas, era muy traviesa.
-Yo fui mala en deportes.
-Yo soy gimnasta.
-Qué bien.
-Lo malo es que no aprendí a hacer otra cosa.
-De algo te ha de servir.
-La verdad es que me habría gustado estudiar más y ser científica, como soñábamos mi mamá y yo. No la habría decepcionado con mis malas notas y tampoco sería una tonta.

Sonia la observó con cierta compasión y cambió el tema.

-¿Quieres que te alacie el pelo? 
-¡Sí!
-Siéntate y mira.
-¿Quedaré bien? 
-Te gustará, Bérenice, te lo prometo.

Sonia cepilló la cabellera de aquella chica sin darle tirones. En un santiamén, la pandillera se había ganado su simpatía.


Sala de los Liukin:

-"Esta madrugada la policía de Tell no Tales detuvo al cantante brasileño Michel Teló después de hallarse indicios de posibles vínculos con la pandilla Rostova. Aunque las autoridades han aclarado que es una acción preventiva y que se realizó un interrogatorio de rutina, se ha colado un video a los medios de comunicación donde se muestra al artista conviviendo con la famosa Bérenice Mukhin en el hotel Luna Palace de manera 'más que amistosa'. La versión de varios testigos confirma que Teló y Mukhin departieron en la suite de éste después de celebrarse un concierto gratuito. El cantante no ha hecho declaraciones públicas pero aseguró extraoficialmente que acababa de conocer a la mujer y no tenía conocimiento de su actividad delictiva antes de ser liberado".

Bérenice escuchó aquello al salir del cuarto de Sonia, se vio en la pantalla y colocó sus manos en su cabeza.

-Qué pena - murmuró.
-¿Estás bien?
-Todo mundo se ha enterado de lo que hice.
-Yo no supe, el video es inocente.
-No, tío Gwendal ... Me, me tengo que ir.
-Tranquila, no pasa nada.
-Se me va el aire.
-Toma un poco de agua. 
-¡Mi relación con Matt ahora si está muerta! Él de seguro ya se enteró de esta noticia... Si mi papá llega a saber se va a decepcionar, está enfermo y un disgusto lo puede mandar al hospital ... ¡Qué vergüenza! Yo... ¡Los veo a las seis en la calle Götze, no olviden las maletas! Gracias por todo.
-¡No te vayas! 


Calle Piaf, esquina con Helmut. Interior de una camioneta, semáforo en rojo:

-¿Qué te dijo la policía?
-Me pidieron que no vuelva.
-Habrá que evitar a la prensa cuando aterrizemos en Brasil.
-No hice nada malo.
-Enredarte con una criminal nos puede costar contratos.
-Vivo de los conciertos.
-Los patrocinadores te pagan las cuentas.
-Trabajaré más.
-Buena suerte, ojalá con esto aprendas a no confiar en nadie.
-Pues me gustaría volver a ver a Bérenice Mukhin.
-Para demandarla por manchar tu imagen.
-¡Para decirle que la pasé bien!

(Se oyen gritos provenientes del exterior:
-"¡No te vayas! Pensaremos en algo"
-"¿En qué, tío Gwendal? Perdí a mi novio, soy noticia mundial por algo estúpido, me tienen grabada ¿puede pasar otra cosa?")

-¡Hey, es la chica!
-No puede ser coincidencia.
-Tengo que hablarle.
-Michel, no hagas una idiotez. ¡Regresa!

El hombre descendió del vehículo y corrió hacia Bérenice.

-¡Mujer! - exclamó, ella no le atendió por continuar su discusión con Gwendal así que se arriesgó y se plantó frente a ella.

-¡Bérenice!
-Chico, no creí verte.
-La policía me preguntó por ti. Mírame, parezco cadáver, no me dejaron descansar.
-¿Cómo me encontraste?
-Iba circulando por aquí, te escuché, te vi... ¿De verdad eres Bérenice? Porque de día y sin maquillaje me gustas más, ¡sólo deseo decirte que eres hermosa! ¡Bérenice eres bellísima! ... La mujer más bonita.

La joven sonrió y no pudo contestar nada. Michel Teló respiró detenidamente y se alejó mirando hacia ella una y otra vez. Bérenice Mukhin permanecía de pie, experimentando una felicidad repentina, reconfortante. 

É amor pra valer (English lyrics) here: http://lyricstranslate.com/en/e-amor-pra-valer-true-love.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario