sábado, 31 de marzo de 2018

El inicio de la estación


"Leah Hendrickx from Belgium have scored for Technical Merit: 4.9, 4.8, 4.6, 4.8, 4.8, 4.9, 4.7, 4.6, 4.7. The Presentation marks: 4.8, 4.8, 4.8, 4.8, 5.0, 5.0, 5.1, 5.0, 5.0... Judgement Placement: 1, 1, 1, 1, 1, 1, 1, 1, 1. Leah Hendrickx from Belgium is in first place, thank you"

Eso anunciaba el sonido local cuando Carlota daba sus primeras vueltas en la pista, aguardando su participación. En el borde se hallaba Maurizio Leoncavallo y la llamó apenas la niña Hendrickx terminó de oír sus notas. Carlota fue tan rápida que casi tropezaba.

-Cuidado.
-Lo siento, es que me van a presentar.
-El jurado trae notas mixtas, procura concretarte, no tenemos referencia, andamos entre 4.8 ¿un 5.1? A lo tuyo, no vamos esperar una calificación específica.
-Sí, Maurizio.
-Te diviertes.
-Sí.
-Sólo hazlo.
-Más sí.

Carlota y Maurizio se tomaron las manos brevemente y ella giró para al fin escuchar que podía seguir. El silencio previo nunca es cómodo.

-"Next skater, 2002 European Junior Champion and representing France, please welcome... Carlota Liukin".

El profesor Scarpa aplaudía desde su lugar en las gradas y el niño Adrien decía "ya cáete" mientras el tranquilo público aun se debatía entre la timidez o sólo pasar el rato. Al inicio, se había reportado la baja de una patinadora irlandesa, dejando quince competidoras y obligando a reducir los grupos a tres con cinco participantes cada uno. Había cuatro chicas italianas contendiendo y sin excepción, le habían repetido a Carlota las advertencias sobre Katarina Leoncavallo en la zona de warm up.

-"La bellissima Carlota in gara" - pronunciaba el presentador de televisión y la joven Liukin tomó posición. Por fortuna, no se daba cuenta del énfasis que la cámara ponía en su rostro.

-"La signorina Liukin tiene catorce años, veremos que le depara este programa corto, la música suena ya.... Qué velocidad lleva en estos pocos segundos, prepara combo... sí.. Triple toe ¡con triple toe! Qué fuerte inicio, vemos su camel spin ligado con donut..... Esto no es común, la coreografía generalmente se ejecuta como penúltimo elemento, qué bonito movimiento de brazos.... Una transición, tampoco es usual, doble axel, muy bien... ¡Triple flip! y ya vemos un layback precioso ¡que liga a un biellman extraordinario! Ha mantenido la pierna elevada totalmente recta y el spin del final, una combinación de camel con sit pancake y posición en y... Apunta hacia arriba ¡ma che bello performance! ¡Bravissima Carlota! ¡L'emozione di nostro Maurizio Leoncavallo, gioia di reazione! Haguenauer también se muestra satisfecho... ¿Qué calificación le pondrán los jueces? El público está encantado... Nuestra niña gondolera, nostra ragazzina Carlota ¡bellissima sul giacchio! L'eleganza sul patini, bellissimo lavoro el que hace con nostro Maurizio ¡bella, bella Carlota!

La joven Liukin ayudaba a las niñas que recogían regalos a levantar algunos peluches y luego fue deprisa con Maurizio Leoncavallo, que la recibía con el ramo de violetas que alguien había lanzado y exclamando como si susurrara "¡Carlota, Carlota!". Se notaba que aun no existía la confianza para darse un abrazo.

-"Aplaude nuestra campionessa Katarina Leoncavallo y Kaori Miyamoto que es la siguiente pattinatrice in pista, que gran rutina de Carlota, davvero"

-¡Bien! ¿triple - triple? ¿qué fue eso?
-Me pediste que lo hiciera, Maurizio.
-No creí que supieras cómo.
-Fue lo primero que Tamara me enseñó.
-¡Me emocioné!

Sonrientes, Carlota y Maurizio se unieron a Haguenauer en el kiss 'n' cry mientras se proyectaba la repetición con los mejores momentos.

-Ven acá, Liukin.
-¡Romain!
-Déjame abrazarte ¡te salió como debe!
-No es la primera vez.
-Muy bien.
-Gracias.

Luego de apretar a Carlota, Romain estrechó la mano de Maurizio y tocó su hombro para demostrar que estaba feliz.

-¿Qué hicieron esta semana?
-Saltos y saltos, las piruetas le salen de manual.
-Parece que estoy dejando a Carlota Liukin en buenas manos.
-Aun me siento aterrado.
-¿Estamos mejor que Katarina?
-Cerca, todavía hay muchos detalles.
-Fue un lindo trabajo.

Maurizio tomó lugar al lado de Carlota con una gran sonrisa y se dirigió a ella.

-Se me erizó la piel, patinaste mejor de lo que esperaba.
-¿No es verdad?
-Mira.
-A mí también me pasó ¡ya quería patinar otra vez!
-Hay que agradecerle a Haguenauer que teníamos secuencia de pasos.
-Gracias, Romain.
-Ahora nos vamos a quedar solos.
-¡Jajajaja, no lo había pensado!
-Presentaremos algo.
-Grazie di cuore por aceptarme en tu grupo.
-¡Bienvenida al "Team Leoncavallo"!
-¿No era Team Leoncavallo?
-No lo habías dicho.

Ambos saludaron a la cámara y ella notó que Maurizio giraba la mano mientras inclinaba un poco su cabeza.

-¿Por qué haces eso?
-Es un saludo secreto a mi familia.
-Entonces no es secreto.
-Ellos saben quienes son.
-Oh, entiendo ¡Papá, Andreas y Miguel, los quiero!
-¿Y Tennant?
-¿Hola?
-¡Saludos, Tennant!

Carlota agitó su dedos antes de volver a reír y tomar la mano de Haguenauer, además de recargarse en su hombro.

-Me da miedo que te quedes con Leoncavallo.
-No hay otro.
-No y mira que busqué.
-¿A quien llamaste, Romain?
-Mezzadri, De Bernardis, Gentelet, Krier; Morozov, le dije a Tarasova pero te recibe el próximo año.
-Maurizio no patina bien.
-Eso no importa, Katarina está bien entrenada.
-Si no funciona, nos morimos todos o ella me asesina primero.
-También me preocupa esa mujercita.
-Se me ocurrirá algo.
-Me siento hipócrita, Liukin.
-Tengo remordimientos en la noche.
-No te preocupes, no creo que él sienta que estaremos bien.

Cuando Carlota volteó, descubrió que Maurizio la miraba con una sincera sonrisa y seguía aplaudiéndola a momentos por el inesperado buen nivel de su rutina.

-"Scores for Carlota Liukin from France: Technical Merit 5.8, 5.8, 5.8, 5.7, 5.8, 5.8, 5.8, 5.8, 5.8"

-¡Es altísimo! - exclamó Haguenauer y Carlota llevó sus manos a la boca por incredulidad.

"For Presentation: 5.8, 5.9, 5.9, 5.8, 5.8, 5.9, 5.9, 5.8, 5.9; Judgement Placements: 1, 1, 1, 1, 1, 1, 1, 1, 1. Carlota Liukin from France is in first place".

Carlota y Maurizio gritaron emocionados ante las segundas notas y los dos estrecharon a Haguenauer ante aquellas noticias como si clasificaran en un relevo. Poco después, abandonaron el kiss 'n' cry y en lugar de ir tras bambalinas, se detuvieron en las gradas en donde Yuko apretó a Carlota contra sí.

-¡Felicidades!
-Te lo agradezco
-Tu padre estará muy sonriente.
-¿Te puedo pedir un favor?
-Claro, lo que digas.
-¿Me prestarías tu celular para llamarlo? Maurizio se quedó con el mío.
-Te lo perestaría, seguro.
-¿Qué haría sin ti, Yuko?

Al mismo tiempo, Karin Lorenz le daba un breve beso a Maurizio y le daba la mano a Romain Haguenauer, pensando que era un alivio que salieran bien librados en su primer reto. El niño Adrien parecía ausente y nadie intervino por no provocarlo; sin embargo lo que atraía la atención de las competidoras y de Haguenauer, era que Katarina Leoncavallo permaneciera a cierta distancia y luego de un momento, apartara a Maurizio para charlar con él sin ese talante agresivo de siempre.

-¡Estoy tan contenta, Maurizio!
-Me alegra mucho.
-Hiciste un programa tan lindo...
-La coreografía es de Haguenauer, ya estaba todo planeado.
-Sin ti no lo habrían hecho.
-Sólo ordené un par de cosas.
-Carlota hizo todo tan tierno y bonito que parece que hubieras conseguido una lotería.
-Felicítala en vez de a mí.
-No te quites mérito ¿cuánto habré avanzado en mi primera semana contigo?
-¿Ganaste bronce?
-Igual que tú.

Katarina volvió a estrechar a su hermano cariñosamente y besar su mejilla sin importarle más, dejándolo ir con Carlota detrás de una cortina verde que apartaba la acción en warm up de lo que el público solía ver. Haguenauer siguió a los dos justo cuando Maurizio recibía una copia de los protocolos y la chica algunas palabras amables de sus rivales. Los colegas entrenadores no podían disimular sus gestos de interés por lo que ocurría y Ryan Oppegard comentó que "Leoncavallo es de cuidado".

-Aprende sarcasmo.
-Leoncavallo no durará.
-Nos vemos en París, Oppegard.
-¿Liukin va a ir? ¿Su padre no está escondiéndola?
-Nadie se escondió.
-Dile que si quiere aprender de Camille Maier, me llame.
-¿En serio? ¿Crees que Liukin tiene estómago para ti?

La chica miró a Oppegard con notorio enojo y optó por ir al vestidor a cambiarse. Maurizio Leoncavallo no tenía la menor idea de que se había dicho y su inocencia al respecto le hizo creer a los demás que la federación francesa se burlaba de él.

-¿Oppegard nos felicitó?
-Algo así pero no importa, Maurizio.
-¿Te dio una tarjeta?
-¿Por qué nos ofrecería su contacto?
-Carlota recibió el de Nicks.
-¿John Nicks? Cuando le pregunté, dijo que su prioridad era Sasha Cohen.
-Qué casualidad que ahora se lanzan como si fuéramos carroña.

Maurizio esperó a Carlota recargado en una columna y por alguna razón, comenzó a revisar las calificaciones de los jueces. El de Japón había dibujado una flor en su reporte y la jurado de Canadá había escrito "Maurizio, che bel programma!" junto a un garabato que parecía un corazón.

-Corregiré el flip de Carlota, lo prometo - le expresó a Haguenauer al mismo tiempo que se ponía más feliz.

-¿Nos escribieron algo?
-Nadie lo notó.
-No vi ningún problema.
-Faltó un poco de rotación, me sorprendió porque Carlota lo realizó bien en práctica.
-¿Algo más?
-La pondré a saltar con Katarina de vez en cuando.
-¡No hagas eso!
-¿Qué? Esta competencia ha sido muy extraña ¿qué sucede con mi hermana?
-Con nosotros nada.
-¿Crees que no sé que toda esta gente habla mal de ella?

Maurizio observó fijamente a Haguenauer y este juzgó que revelar el incidente con el espejo sería contraproducente.

-Yo te hablo de la parte técnica, Carlota es mejor que Katarina.
-Aun no se han pulido ciertas cosas.
-¿Por qué quieres compararlas, Maurizio?
-Porque soy el entrenador.

Lo que más temía la federación francesa era que Leoncavallo se tomara en serio su papel y a Romain le quedó claro que aquello estaba pasando.

-Me pregunto como te irá con el señor Liukin cuando volvamos a Venecia - comentó para irse por la tangente.
-Me matará si algo sale mal.
-A nosotros no nos hizo nada.
-Con ustedes es diferente, Romain, los conoce bien.
-¿Por qué accediste a tener a Carlota contigo?
-Cambié de opinión.
-¿Alguna razón en especial?
-Una petición de Ricardo.

Haguenauer no se lamentaba ahí mismo porque no podía. Durante esos días había creído que Maurizio Leoncavallo se tentaba por la oferta económica y quizás por motivos sentimentales como su boda pero nunca por un factor ajeno fuerte.

-Es un padre muy entregado, no quiero defraudarlo - remató Maurizio y continuó leyendo los protocolos hasta que no contuvo su sonrisa. Carlota salía con un lindo vestido de dos piezas, con la parte de arriba morada y su falda degradada también en morado.

-¡Carlota!
-Maurizio.
-¿Por qué tan elegante?
-¿Qué?
-Nada... Salieron tus protocolos, mira lo que te escribieron.
-Les encantó ¿me puedo quedar con el dibujo de florecita?
-Adelante.
-Pensé que iba a sacar 5.2.
-Te dije que no esperaras nada.
-El 5.7 me lo puso el juez de Estados Unidos.
-Tamara me dijo que te dan las notas más bajas.
-No sé por qué.
-Tenemos trabajo, es raro que alguien obtenga estas calificaciones si no está en el grupo final.
-¿Qué sigue?
-A las seis y media sale Julie Sebastyen y tengo interés por Cohen.
-Su programa corto es "Malagueña".
-¿Cómo supiste?
-Está tarareando en el vestidor.
-¿No sabes nada de Sokolova?
-Es más discreta.

La jovencita continuó leyendo las calificaciones y poco después, regresó con Yuko, no sin antes recibir un abrazo de Katarina Leoncavallo.

-¡Lo hiciste muy bien!
-¿Te digo que gracias?
-¡Para Maurizio es tan importante! Ya quiero ver tu programa libre.
-Iré a mi lugar.
-Claro ¡qué linda, Carlota!

La cara del profesor Scarpa parecía manifestar que no creía en el repentino gesto cordial de la señorita Leoncavallo y a juzgar por el enfado de la joven Liukin y de Haguenauer, prefirió escuchar sus quejas. Yuko en cambio, se colocó junto a Karin Lorenz al notar la amargura de esta cuando Maurizio comenzó a escribir sus conclusiones preliminares o más bien, su discurso para no equivocarse cuando Carlota preguntara por su desempeño al tiempo que Katarina lo dejaba trabajar sin interrupciones y prestaba atención a lo que sucedía en la pista, por sorpresivo que fuese.

-¿Todo bien?
-Yuko ¿usted quiere a Carlota?
-La aperecio mucho.
-Es que me brinca que no se haya enfadado con Katarina.
-Estoy enojada.
-¿Entonces?
-Me siento extraña con ella.
-¿Por qué?
-No lo comentaré aquí, Maurizio podría enterarse.
-Katarina ha ahuyentado a varias niñas que querían trabajar con él.
-¿Te da miedo?
-Es un disparate, imagino cosas.
-Carlota terminó frente a un espejo, no estás imaginando.
-Nunca lo he dicho pero siento que hay más que celos.
-Cuando veníamos para acá, Katarina lo abrazó de una manera que me hizo sentir que estorbé.
-¿Cómo fue?
-Se pegó en su espalda pero Maurizio también se quejó de que lo lastimaba cuando estábamos con Carlota en la escuela.
-¿Seriamente o como juego?
-No lo tomó mal.
-Eso no está bien.
-Habla con él, insiste.
-Lo he hecho varias veces, no hace caso.
-¿Necesita que Katarina te haga algo?
-Si ella me toca, me voy.
-¿Se lo advertiste a Maurizio?
-Se lo recuerdo diario.
-Pónle un ultimátum.

Yuko daba el consejo sin tener idea de nada y se quedó cavilando en ese abrazo que Katarina le había dado a Maurizio en el bote de Geronimo, queriendo convencerse de que había alucinado por un segundo que aquella joven se había contenido de besarlo en el cuello.

-"Marianella Allegri is in 4th place" - se dio a conocer y con ello, terminaban las actividades del primer grupo de patinadoras, dando paso al segundo. Maurizio continuaba revisando los aspectos técnicos de la rutina de Carlota y esta daba algunos autógrafos mientras Scarpa y Haguenauer aprovechaban para preguntarle a Katarina Leoncavallo qué le había pasado por la cabeza para agredir a su compañera, aprovechando los diez minutos disponibles para ir a refrescarse un poco fuera de la arena. Disimulando que pretendía comprar algún gelato, la chica los hizo caminar hasta una esquina en donde giró bruscamente. La reacción de Scarpa la divirtió bastante.

-¡Jajajaja! No quise asustarlo.
-Por supuesto que no.
-¿Es el profesor de historia? Maurizio habló de usted porque Carlota recordó una tarea que le dejó durante la práctica de ayer.
-Es lo malo de ser famoso.
-¿Y a ti que se te ofrece, Haguenauer? ¿Quieres ayudarme con mis coreografías?

Katarina parecía burlarse.

-No desperdicio mi tiempo - respondió Romain.
-Como si no fuera obvio que se lo haces perder a mi hermano.
-Nadie pierde nada.
-¿Liukin, en serio? Qué buena treta ¿es el favor que le debes a Shae-Lynn Bourne?
-Como si lo necesitara.
-En Salt Lake le dijiste que Maurizio era un cero y te vengarías por la medalla que ganó.
-¿A dónde vamos con esto?
-Sabes que mi hermano no tiene experiencia y que mejor manera de deshacerte de él que mandándole a la única patinadora que lo hará trizas.
-Y yo pensando que Maurizio tiene mérito por convertir a una arpía en campeona.
-Defendí su trabajo.
-Pero lo de Shae-Lynn fue una broma, ella perdió el bronce solita.
-Digamos que también tengo oídos por todos lados ¿Tarasova aceptó encantada para la siguiente temporada o me equivoco?
-Menos mal que Marina Anissina no fue Kati Winkler.
-Qué miedo ¿vas a golpearme la cara?
-¡Vuelves a tocar a Carlota y te mueres!
-¡Ella traiciona a mi hermano y la mato!

Scarpa detuvo a ambos.

-¡Basta! Nadie habla en serio... Señorita Leoncavallo, haga el favor de explicar por qué Carlota acabó pegada a un espejo y usted, Haguenauer, me va a decir que le hizo esta mujer a Kati Winkler.

Katarina se miró las uñas.

-Le hice saber a ese niñita que su lugar no es como prioridad de Maurizio, la estrella soy yo.
-¿Tengo cinco años? Del abrazo "sincero" por su programa mejor ni espero congruencia.
-Ah, ese fue verdad, si lo sentí, si Carlota no se cae, nadie se volverá a burlar de Maurizio, ni siquiera ustedes.
-No tiene sentido.
-Yo gano las medallas y Carlota es bonita ¿lo explico con dibujitos?
-Lo entenderé más tarde.... Haguenauer, tu parte.
-Kati Winkler parodió a Maurizio por un movimiento que le pareció ridículo en su debut en Salt Lake y según averigüé, Katarina la encerró luego de darle una paliza. Kati es claustrofóbica.
-Sólo hice lo de encerrarla, tampoco soy tan tonta, me habrían echado - intervino la señorita Leoncavallo - Nadie se ríe de Maurizio ¿es un crimen demostrarlo?
-¡Eres una araña desgraciada! - gritó Haguenauer.
-Tarasova puso como condición que Carlota pase el año con mi hermano y luego él se convierta en asistente técnico para no despedirlo sin aventarle un hueso ¿algo así? - siguió la chica - Ah, los franceses, tan predecibles ¿creyeron que usarían a mi hermano y se desharían de él sin un precio? Y no le quito la máscara a Carlotita porque Maurizio le está tomando cariño a los Liukin pero no voy a permitir que lo pisoteen.

Scarpa bajó la guardia y supo que Katarina no mentiría.

-Haguenauer ¿van a hacerle eso a Maurizio Leoncavallo?
-Adiós Romain - terminó Katarina y se marchó encantada de haber revertido la situación a su favor.

En la arena, sin embargo, la atmósfera distaba igualmente de ser tranquila. El niño Adrien insistía en conseguir un poco de pan y para que no fuera solo, Yuko debió acceder a acompañarlo mientras le preocupaba que iniciara una de sus crisis. Por su lado, Karin Lorenz no se sentía tranquila y luego de pensarlo mucho, decidió salir a fumar.

-¿Karin, dónde vas? - preguntó Maurizio.
-Un cigarrillo, vuelvo pronto.
-En la clínica nos dijeron que no debes fumar.
-Sólo es uno, no te preocupes.
-El tratamiento empieza en unas semanas.
-Eso puede esperar.
-Pero la cita...
-Todo seguirá según el plan, el ginecólogo nos explicó que nuestra perspectiva es buena, tranquilo. Iré a calmarme los nervios, regreso.

Maurizio se quedó con las palabras en la boca y vio a su novia alejarse tan a prisa que le resultó desconcertante, a tal punto que notó que no había ruido y que Carlota Liukin era la única que continuaba en las gradas.

-¿Estás haciendo tarea?
-Reviso si la terminé.
-¿Dónde fueron todos?
-Adrien y Yuko por comida, Katarina dijo que le dio más sed y el profesor Scarpa anda por ahí con Haguenauer.
-Te dejaron sola.
-Releí mi reporte para la clase de historia.
-Del que me contaste ayer.
-Me faltan los dibujos de geografía, que bueno que no son urgentes.
-Carlota, ven.

La chica Liukin se colocó junto a Maurizio sin percatarse de las atentas miradas de otros entrenadores. La gente retomaba sus lugares poco a poco.

-Mirando los protocolos, creo que me voy a poner de parte del juez de Estados Unidos.
-¿El del 5.7?
-Le faltó un poco de rotación a tu flip.
-¿De verdad? No me di cuenta.
-Nadie se enteró.
-¿Pero tú sí?
-Entrenando a Katarina aprendí cosas... Eh, fue muy ligero pero hay que repetir el salto una y otra vez ¿vas a sufrir, sabes?
-Eso no suena divertido.
-La altura de tu axel no fue la ideal.
-¿Muy bajo?
-¿Te diste cuenta?
-Estaba nerviosa.
-Pero no debe pasar.
-¿Repetir?
-Lo hiciste grandioso pero hay que reforzarlo. "Altura adecuada, mejor rotación", le pondremos énfasis a esa corrección la próxima semana.
-De acuerdo.
-La secuencia de pasos le encantó al jurado, la hiciste mejor que en los entrenamientos.
-Gracias.
-Pero los spins los enamoraron.
-¿En serio?
-Mira la valoración de cada uno.
-A Sasha Cohen le van a dar seis.
-No hace el biellman que tú si puedes.
-Tiene más técnica.
-Te lo concedo.
-¿Qué idea tienes para mañana?
-El triple-triple no es opcional, si la competencia nos da oportunidad querré ver tu lutz; salchow, de ese salto no te vas a librar.
-Lo sé.
-¿No te gusta o pienso mal?
-No me agrada ni como se ve.
-Pero el reglamento lo pide... Julie Sebastyen es la primera de su grupo y su contenido técnico es menor que el tuyo, no te confíes.
-No... ¿por qué sonríes tanto, Maurizio?
-Te había visto antes pero tienes mucho talento ¡estuviste casi perfecta!
-Soy perfecta.
-Tus saltos dicen que no.
-Los arreglaré y mi programa libre será hermoso.
-No presumas antes de tiempo.
-¡Entendido, Maurizio!
-¿Seguimos evaluando tus notas?
-Adelante.
-Excelente, dime que jueces te dieron los 5.9...

Carlota y Maurizio continuaron hablando de las impresiones del jurado en lo que se reanudaban las actividades y Katarina Leoncavallo volvía para escucharlos atentamente. El profesor Scarpa miraba desde su distancia sin ocultar su desaprobación a un Haguenauer que también volvía y se integraba a esa charla y aguardó por Yuko y Adrien mientras le llamaba la atención como Karin Lorenz parecía temblar en la puerta. La mujer quebrantaba su propósito de consumir sólo un cigarrillo porque la dominaba un sentimiento que no se podía describir todavía. Cuando Yuko pasó junto a ella, la retuvo de la muñeca y esta respondió enviando a Adrien dentro. Intrigado, Scarpa quiso aproximarse pero no pudo cuando el niño Liukin se plantó delante de él.

-¿Puedo molestar a Carlota?
-No.
-¿Por qué no?
-Adrien, se trata de tu hermana.
-Me gusta cuando se enoja, no es una llorona.
-Pero está compitiendo, no es tiempo.
-¿Puedo jugar con usted?
-Supongo que sí.
-Esto de los patines me aburre un poquito.

Scarpa finalmente se relajó y se unió al grupo en las gradas, así fuera para distraerse con el rubik y no poner su interés en planes que no lo involucraban, por criticables que fuesen. El torneo continuó enseguida y Carlota y Maurizio opinaban sobre la marcha, sin que este último ocultara que se hallaba emocionado por su nueva alumna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario