lunes, 4 de junio de 2018

Estas son las noticias (París)


París, Avenida George V. 

-¿Estás haciendo el vestido de Halloween de la niña Raluca? - preguntó Viktor Urmanov mientras escogía un yogur del refrigerador. La casa de la familia real de Mónaco en París estaba casi vacía.

-He cosido toda la tarde un traje de hada - contestó Gabriela Alejandriy.
-Ni a tu hija le dabas disfraces.
-Cállate.
-Perdona.
-Me despedirán si te descubren aquí dentro, Viktor.
-Traje lo que me pediste.
-¿Información?
-El cereal de estrellitas de Raluca.

Gabriela exhaló con desgano y continuó colocando un par de alas de plástico a un vestido azul rey.

-¿Cómo te va con esa niña?
-La odio y me odia.
-¿No le gusta que le pongas reglas?
-No le gusta que la obligue a hacer sus maquetas.
-Pero a Carlota le fascinaba hacer su tarea.
-No la menciones.
-¿Me amenazas con una aguja?
-Dime qué sabes de mi hija y márchate.
-Así lo quieres.
-Habla.
-Amenazó a Vladimir Putin por teléfono hace dos meses, más o menos.
-¿Carlota hizo qué?
-Fue cuando capturamos a Trankov en Moscú. Menos mal que el presidente no lo tomó con hostilidad.
-¿Por qué me avisas hasta ahora?
-No tenía importancia.
-¿Disculpa?
-Fue algo tan cursi que ni siquiera yo le di atención.
-¿De qué te ríes?
-Porque el berrinche de Carlota no duró mucho ¿ya conoces a su noviecito nuevo? - Urmanov extendió una revista.
-¿Marat Safin? ¿Este quién es? - prosiguió Gabriela.
-Tenista ruso.
-¿Ruso?
-Se conocieron en Mónaco y asistieron a una caridad juntos.
-¿No le están colocando agentes a mi hija?
-Claro que no.
-¿De dónde salió este tipo?
-Vive en Montecarlo y tu hija quedó tan embelesada que se lo llevó a Venecia de vacaciones y tiene agendado verlo la próxima semana para la Copa Davis.
-¿De qué otras cosas no me he enterado?
-Alena Bessette se encontró con Carlota en Italia.
-¿Qué quería esa mujer?
-Internar a su retoño en un hospital nuevo.
-¿Pero Joubert sigue en Bércy?
-Por supuesto.
-Qué alivio.
-Que Carlota abandonara al joven Joubert por el fuerte y sano Marat no le agradó al general Bessette.
-¿Ahora qué quiere ese idiota de Bessette?
-Mandar a Raluca con el entrenador Maurizio Leoncavallo.
-No he sabido nada.
-Tal vez te avisen de un arreglo luego del Trophée Bompard.
-Leoncavallo me suena.
-Es el coach de Carlota.
-¿Qué? ¿Y Tamara?
-¿No sabes nada de Tamara Didier? Irá a juicio por doping y si gana, volverá a competir.
-Ella no puede hacer eso.
-El médico le ha dicho que sí.
-¿Por qué he sido tan descuidada?
-Porque te ocupas de ser la niñera "Chloe Theroux".
-A todo esto ¿Por qué Carlota estuvo en Mónaco y en Italia?

Viktor Urmanov reaccionó como si hablara con una tonta.

-Carlotita bonita se mudó a Venecia... Y tu marido tiene trabajo en el mostrador de una heladería. Sí, otra vez.
-¿A Venecia? ¿Cuándo pasó? - se alteró Gabriela.
-Luego del tiroteo de septiembre en donde hirieron a Joubert Bessette.
-¿Por qué dejaste que pasara?
-El gobierno francés no garantizó la seguridad de tu niñita y pues, digamos que tu querido Ricardo perdió la cabeza.
-Debiste avisarme enseguida.
-¿Para qué te pusieras a gritar?
-¡Pude renunciar a este estúpido trabajo!
-De todas formas irás a Venecia si el general Bessette contrata al tal Leoncavallo.
-¡Carlota me vería!
-Claro que no.
-¿Cómo lo vas a evitar?
-En la KGB lo tenemos todo planeado.
-No pueden prevenir que le disparen a Joubert Bessette frente a mi hija y quieren cuidarla de que me tope con ella.
-La culpa es tuya.
-Trato de cuidarla.
-Ofreciste laborar para nosotros a cambio de que nadie se entere de que tu hijita "es una princesita de sangre azul".
-No te burles.
-Tampoco te obligamos a fingir que estás muerta.
-Eso fue por otros motivos.
-Al Gobierno Mundial le tiene sin cuidado si apareces o no.
-Quieren a Carlota.
-Si se concreta lo de Venecia, estarás cerca de tus hijos y nadie tocará sus lindos cabellos.
-¿Andreas entró a la universidad?
-Parece que le gusta la arquitectura.
-Menos mal.
-No cantes victoria. Persigue un contrato en el tour de surf y firmó con un patrocinador.
-Es el mismo cretino engreído de siempre.
-Tu otro hijo, Adrien, se aburre en una escuela de autistas.
-¡Siempre estuvo en colegios normales!
-Italia no lo permite.
-Imagino que a Carlota le va bien.
-Es popular.
-No me extraña.

Gabriela tomó un poco de café.

-Cuéntame de ese Leoncavallo ¿es un buen entrenador?
-Un principiante.
-¿Por qué dejaron que mi hija cayera con él?
-Nadie más quiso trabajar con ella y de todas formas tu marido tuvo que rogarle.
-Ricardo no haría eso.
-Cree lo que quieras.
-¿Alguna referencia sobre este hombre? Necesito saber quien se acerca a Carlota.
-Es bailarín sobre hielo, ganó una medalla olímpica y es coach de su hermana desde noviembre del 2000.
-¿Quién es su hermana?
-Katarina Leoncavallo, medallista olímpica también.
-No suena mal.
-También es maestro de un par de equipos finlandeses desde mayo de este año.
-Raluca quiere aprender danza.
-Te aconsejo no esperar mucho de ese hombre. Su currículum es engañoso.
-Bien, lo tendré en cuenta ¿y qué hay de su parte personal?
-Vive con su novia desde hace dos años y se casarán el próximo marzo.
-¿Algo más?
-¿Quieres sentirte vieja?
-No entiendo.
-La novia de Maurizio Leoncavallo tiene cuarenta.
-Es un poco mayor que yo.
-Él apenas va a cumplir veintiocho años.
-¿Es una broma? - reaccionó Gabriela con una enorme sonrisa.
-Incluso programaron un tratamiento de inseminación artificial para ser padres lo más pronto posible.
-Quién fuera ella.
-¿Por qué lo dices?
-Tuve un amante de mi edad en vez de arriesgarme por uno de veinte.
-Gabriela ¿engañaste a Ricardo?
-Le pedí el divorcio después de eso.
-¿Te detuvo la amenaza a tu hija?
-Fue mi marido.
-Hablando de él, creo que tiene mucha suerte con las mujeres.
-¿Tiene novia?
-Una tal Yuko le ayuda a cuidar de tus hijos y hace poco conoció a Violet Fox.
-¿Yuko es niñera?
-Es agente de Sergei Trankov.
-¿Ricardo lo sabe?
-Por supuesto.
-Esa es una buena noticia.
-Pero Violet Fox es el tipo de mujer que quieres alejada de tu familia.
-¿Debo preocuparme?
-Es actriz erótica.
-¿Como Linda Lovelace?
-No la quise describir así.
-¿Qué rayos? ¡Sepárenla de mis hijos!
-A Ricardo le gusta.
-Obviamente.
-Él le habla por su nombre verdadero.
-¿Cuál es?
-Maeva Nicholas y ella no parece ser indiferente al coqueteo.
-La quiero fuera de esto.
-¿Aunque signifique dejarle el camino libre a Tamara Didier?
-¿Tamara? A ella no le interesa mi esposo.
-Te retorcerás de celos si te digo que Ricardo fue capaz de ir a buscarla a un pueblo muy apartado de Francia alguna vez.
-Eso no me molesta.
-Tu hijo Andreas la quiere de nueva mamá.

Gabriela se rió.

-Es más fácil que me hagas enojar con Raluca, estimado Viktor.
-No toleras la idea de que tu marido duerma con alguien que no eres tú.
-Mentira.
-¿Tamara fue la que te hizo recapacitar con el divorcio?
-No.
-Te conozco bien ¿Ella siempre te cayó mal?
-Tonterías.
-A Ricardo le atrajo mucho esa mujer; tú no ibas a retirarte sin dar batalla.
-Mejor vete.
-Finges tu muerte, proteges a Carlota y te aseguras de que Ricardo piense en ti pero ¿cuánto durará? Violet y Tamara no van a separarse de Ricardo y nadie meterá las manos por ti.
-No me importa lo que él haga mientras no sea con la actriz.
-¿Por qué rompiste el ala de ese disfraz cuando mencioné a Tamara?
-Confío en ella.
-Tú ya no estás para evitar una relación entre esos dos.
-Ricardo no se metería con ella, no son compatibles.
-Pero es una mujer y él va a necesitar compañía muy pronto.
-No la de Tamara.
-Eso lo decide él.

Gabriela se cruzó de brazos.

-Supe que Carlota vive en el hotel Florida, cerca de la estación de tren - añadió Viktor Urmanov.
-Ahora sé dónde no hospedarme.
-Sólo si Leoncavallo acepta a Raluca. Supe que el general Bessette consiguió un partner para cumplir el capricho de su "bebé".
-Pobre niño.
-Se llama Andy Poje, tiene doce años.
-No creo que vayamos a Italia.
-¿Por qué?
-Déjame este asunto.
-¿Qué vas a hacer?
-No esperaré a Bompard para que el asunto estalle en mi cara.
-¿Cuál asunto? ¿Leoncavallo? ¿Carlota? ¿Ricardo?
-Hablaré con los padres del niño Poje, me conviene que Raluca se quede aquí.
-¿No te importa la cercanía de Tamara con tu esposo?
-Eso me tiene sin cuidado.
-Mentirosa.
-Pero si no separan a la actriz, yo misma la dejo sin cabeza.
-Ricardo te está olvidando.
-¿Alguna vez me importó ese hombre?
-¿Lo extrañas?

Gabriela carcajeó de nuevo y siguió uniendo las alas de plástico al vestido de Halloween que Raluca de Mónaco usaría en el festival escolar mientras se imaginaba a Ricardo en los brazos de Tamara o pronunciando el nombre de Violet Fox en la cama. Si eso no bastara, pensó en sus hijos conviviendo con una nueva novia de su padre y en especial a Carlota adhiriéndose a ella, contándole sus secretos, abrazándola.
Lejanas eran esas noches que llegaba a casa y luego de arropar a los niños, podía sentir la respiración de su marido en su cuello. Todo eso le hacía falta pero ya habría tiempo de explicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario